FOTO: MARCA

La Policía de una localidad de Suiza tuvo que actuar en un campo de juego donde habían más de 1000 personas que estaban observando un partido que no estaba autorizado.

Las imágenes son claras, no había distanciamiento social ni personas con mascarillas en aquel encuentro.

Los gendarmes tomaron la decisión de incursionar en aquel recinto y retiraron los arcos en un video que ya se viralizó en redes.

Relacionado:  Dele Alli no respetó la cuarentena para irse de tragos