Luis Muentes, máximo dirigente de los árbitros, contó una experiencia muy fuerte que vivió cuando dirigía fútbol en Segunda Categoría. En un diálogo con Fútbol Bohemio contó sobre una situación de estas en donde su vida estuvo en riesgo.

"Mi vida está por encima de mi genio, a usted nunca lo encerraron en un camerino. Me secuestraron el carro en Calceta… vestido de policía porque por muy valiente que usted se vea cuando ya ve 500 personas que lo van a linchar… perdónenme, uno tiene familiar" expresó Muentes.

Relacionado:  Muentes, inconforme por la sanción a Damián Díaz