Un día como hoy, pero de 2012, Sergio Agüero marcaría uno de los goles más importantes de su carrera. El Kun se destacaría en Inglaterra para coronarse después de 44 años campeón con el Manchester City. Luego de una remontada histórica y un partido para el infarto, el conjunto se coronaría campeón por primera vez en la Premier League, desde que se disputa con el actual formato (1992).

Como era de esperarse en aquella jornada, el Queens Park Rangers le cedaría el terreno al City, dueño de casa, en el inicio del partido. La estrategia pareció desvanecerse cuando el argentino Pablo Zabaleta venció las frágiles manos del arquero visitante, Patrick Kenny, y puso el 1-0, a cinco minutos del final de la etapa inicial.

Relacionado:  (VIDEO) OTRA HAZAÑA: El Mónaco eliminó al Man. City de la Champions

A pesar de la desventaja, los dirigidos por Mark Hughes no desistieron y sin merecerlo, pero aprovechando que el poderoso adversario no sentenciaba el cotejo, marcaron dos tantos en 16 minutos para dar vuelta la historia y ponerse 2-1. De esa manera, a menos de media hora para el final, los dirigidos por Roberto Mancini cedían el festejo a Manchester United, su clásico rival, que en aquella jornada ya había vencido 1-0 a Sunderland.

De ahí en más, la desesperación se hizo presente en el Etihad Stadium. Los fanáticos mostraban su tristeza y desilusión. Lo que parecía que no podía escaparse, en un cuarto de hora se esfumaba de sus manos. Intentando dar el último “manotazo de ahogado”, Mancini llenó el campo de delanteros y esperaba que alguno de ellos se inspirase para dar vuelta la historia, entre ellos Carlos Tevez, para despertarlo de la pesadilla. En este plan, a los 91, el ingresado Edin Dzeko marcó el 2-2 para que la esperanza recobrara vida en el City.

Relacionado:  El Liverpool quiere que Klopp emule a Ferguson o Wenger

Y a menos de un minuto para el final, apareció el Kun y se transformó en el ídolo de media ciudad. Con un amague preciso dentro del área y un derechazo potente, venció las intensiones de los defensores rivales y el arquero rival a 60 segundos del final, para poner culminación a 44 años de sequía y quedar en la historia del club para el que todavía juega.

TOMADO DE depo.com.ar