En el pasado mes de febrero la International Football Association Board (IFAB), órgano arbitral dependiente de la FIFA, aprobó las nuevas normas del reglamento que tendrán su aplicación a partir del 1 de julio, a la espera, claro está, del discurrir de los acontecimientos o en su caso a partir del inicio de la nueva temporada. Desde ayer son oficiales, pero llama la atención lo que hace referencia a lo que está en camino, que no es otra cosa que el deseo de modificar la norma del fuera de juego en un ‘intento de contribuir al juego de ataque’. Además se inisiste en buscar una fórmula para terminar con las propuestas masivas alrededor del árbitro.

El debate estrella de la 134 asamblea celebrada en Belfast giró alrededor de las manos. La IFAB quiere dejar claro que lo que se considera como mano es todo aquel balón que toque por debajo de la axila. A partir de ahí llegan las interpretaciones que también han recibido un nuevo reordenamiento. ‘Si un jugador toca de manera fortuita el balón con la mano, solo será considerado infracción en caso de que la jugada acabe en gol o en ocasión manifiesta de gol . Si la jugada se prolonga y son varios los toques, la mano no se considerará falta’.

Relacionado:  (VIDEO) En la MLS, ni el VAR corrige la expulsión más absurda

MÁS VISITAS AL VAR

Las normas del VAR también darán un giro y se insta a los árbitros a acudir mas a revisar la jugadas a pie de campo, ya que ‘muchas veces obedece a cuestiones subjetivas y en las que queda en cuestión la fuerza empleada‘. El árbitro asistente de vídeo está autorizado a aconsejar al árbitro principal al respecto, describiendo lo que ve, pero es este último quien siempre adopta la decisión final, aunque sí podrá dar su versión. En cuanto a los errores manifiestos, nada cambia.

Si el juego no se ha detenido, el árbitro lo detendrá en cuanto el balón se encuentre en una zona o situación neutral (normalmente cuando ninguno de los equipos esté atacando) y entonces hará la ‘señal de la televisión’.  Se insiste en que no se hagan públicos los diálogos de la sala VOR.  

PENALTIS Y TANDAS DE PENALTIS

Si el guardameta infringiera las reglas en el momento de lanzarse un tiro de penalti y el balón no entrara en la portería o rebotara en el larguero o en los postes, no se sancionará al guardameta a menos que su acción influyera claramente en el ejecutor de la pena máxima.

Relacionado:  (FOTOS) El VAR, al alcance del hincha

La mayoría de los casos en los que el portero se adelanta son resultado de un fallo a la hora de anticiparse al momento del golpeo del balón. Por esta razón, no se le amonestará tras la primera infracción, sino únicamente en caso de reincidencia tanto sise repitiera el penal como en los tiros posteriores.

Si tanto guardameta como lanzador cometieran una infracción simultáneamente (circunstancia muy improbable), se entiende que la infracción del primero suele estar causada por una finta antirreglamentaria del segundo, por lo que se sancionaría al ejecutor.

En las tandas de penaltis no se tendrán en cuenta las amonestaciones recibidas durante el partido.

SANCIONES

Si el árbitro concediera ventaja al cometerse una infracción que tenía por objeto evitar una ocasión manifiesta de gol, la tarjeta roja se convertirá en tarjeta amarilla; y siguiendo lamisma lógica, si el árbitro concediera ventaja tras cometerse una infracción que interfiereen una clara jugada de ataque o la acaba interrumpiendo, no se mostrará tarjeta amarilla.

También se debe sancionar con amonestación toda jugada prometedora que se corte de manera antirreglamentaria.