Inglaterra ha sido uno de los países que han tardado más en tomar medidas drásticas contra la expansión del coronavirus. El ejecutivo de Boris Johnson todavía estaba esta semana en la fase de recomendaciones, a pesar de las opiniones de los expertos. De hecho, las escuelas siguen abiertas. En ese sentido Alisson, guardameta brasileño del Liverpool y embajador de la Organización Mundial de la Salud, ha explicado hoy a través de sus perfiles en redes sociales que ha decidido dejar de llevar a su hija Helena de tres años al colegio. "Saqué a la niña de la escuela porque en Inglaterra aún no estaban cerradas, tomamos esa decisión por motivos de seguridad y de prevención, queremos correr un riesgo cero", ha explicado el portero, quien señala que su mujer Natalia forma parte de la población de riesgo por un problema de defensas bajas.

Relacionado:  (VIDEOS) ¡Griezmann ya está en Barcelona!

Alisson sigue lesionado. Un problema muscular le privó de medirse con el Atlético y tiene que seguir un tratamiento. "No me veo con mis compañeros, estamos todos en casa, solamente tengo contacto con el recuperador y con el preparador de porteros; pasamos todo el tiempo en casa sin salir, esa es la mejor manera de evitar que el virus se propague", afirma el portero.

Relacionado:  (VIDEO) SEGUNDO CLASIFICADO A LA EUROCOPA: Italia venció a Grecia

Inglaterra ha tardado más días en dar la orden de cerrar las escuelas, la medida es efectiva desde hoy, pero muchas han ido cerrando porque han sido los propios padres los que han dejado de llevar a sus hijos o por iniciativa de los propios centros ante la epidemia. Pese a los números de congagiados y de víctimas en países como España, Italia, Francia o Alemania, Boris Johnson y su Ejecutivo han preferido una toma de medidas gradual y en muchos apartados todavía están en la fase de recomendaciones.