Gareth Bale sufre un esquince en el dedo meñique de su mano derecha, tal y como informó la Cope. El galés sufrió una caída durante la primera parte del último partido de Liga contra Osasuna en El Sadar.

El Real Madrid no ha emitido parte médico sobre esta nueva dolencia y el futbolista ha entrenado sin mayores problemas junto al resto de sus compañeros en la sesión de este jueves en Valdebebas pero lucía un aparatoso vendaje con férula incluida en la zona dañada.

Relacionado:  El calvario de Odegaard en el Real Madrid

El galés fue titular el pasado sábado en Pamplona después de quedarse fuera de las últimas convocatorias y salvo sorpresa, esta nueva dolencia no le debería impedir seguir en la dinámica del equipo de Zinedine Zidane.

James Rodríguez y Asensio trabajaron al margen mientras que Mariano se ejercitó en el interior de las instalaciones.

Relacionado:  Otro golpe al Barça: El PSG no traspasará a Di María

El Real Madrid se mide el próximo domingo al Celta de Vigo y después visita al Levante antes de recibir al Manchester City en la ida de los octavos de final de la Champions.