El partido entre Independiente Rivadavia de Mendoza y Atlanta se suspendió a lo 5 minutos de la etapa inicial cuando igualaban sin tantos, por incidentes en la tribuna del conjunto local debido a que ingresaron barras con elementos cortantes y los rostros cubiertos, en el partido por la decimosexta fecha de la Primera Nacional de fútbol que se jugaba en el estadio Bautista Gargantini de la capital de la provincia cuyana.

El árbitro Leandro Rey Hilfer, tras aguardar más de 20 minutos, decidió suspender el encuentro debido a que la policía mendocina no le ofrecía garantías para continuar por un grave choque entre dos fracciones de la barra de la Lepra.

Por su parte, el Jefe de la Policia local, Roberto Munives, en declaraciones a Cadena 3 en Mendoza, comentó: “El inconveniente se dio por las facciones internas dentro de Independiente Rivadavia. La gente a cargo del operativo logró desactivar el problema, se evacuaron las personas y ante la chance que se recrudecieran los inconvenientes se decidió la suspensión del encuentro”.

Relacionado:  (VIDEO) Una clasificación a 'semis' de Champions League se celebra bailando

“Se observaron armas en el enfrentamiento, pero ya estaban dentro del estadio porque en la requisa realizada al ingreso del mismo no se detectaron armas. Se presume que ya estaban ingresadas previamente, en algún otro momento“, prosiguió Munives.

Por último, añadió: “Hay dos personas lesionadas, una mujer y un hombre, pero con lesiones leves. Por eso, como teníamos que dar la garantía a todo el público, por lo cual se decidió dar por suspendido el partido porque considerábamos que había garantías”.

Relacionado:  (VIDEO) El abrazo 'PADRE - HIJO' del Cholo Simeone

Después de varios minutos, los jugadores de ambos planteles se fueron al vestuario, tras lo cual y luego de conversar con los encargados de la seguridad, Rey Hilfer suspendió el encuentro.

El partido, que tenía a Atlanta con la chance se subirse a lo más alto de la Zona A si se quedaba con los tres puntos, seguramente continuará en otro momento y a puertas cerradas.

Fuente: Télam