Christian Eriksen concedió una entrevista a la BBC en la que explicó cómo fueron sus últimos meses con la camiseta del Tottenham. Admite que se sintió como la "oveja negra" y que cada partido era como un adiós. Cuenta que José Mourinho le trató bien cuando le comentó sus intenciones y reconoció que Daniel Levy es quien controlaba su futuro.

Última etapa en el Tottenham: "Los últimos años en Inglaterra han sido frenéticos. Después de lo que dije en verano, solo se trataba de cuándo me iba a ir. Cada partido era como ‘¿se va o no se va?’. Obviamente mucha gente habló de ello. Incluso cuando los aficionados te ven por la calle te daban las gracias y te deseaban buena suerte. Era un poco raro. Para mi cabeza es bueno estar en un lugar donde pueda empezar de cero".

Dentro y fuera del equipo: "No diría que me afectó. En Inglaterra, cuando te queda poco tiempo de contrato, es como si te tuvieras que ir ya. Te has ido. Al final, jugué unos treinta encuentros de despedida. Era como ‘este podría ser su último partido’, una y otra vez. El mi cabeza estaba listo para intentar algo nuevo pero sentía que si nada llegaba aún estaría preparado para pelear por mi sitio. No fui un jugador diferente en ese sentido, pero estaba dentro y fuera del equipo. Sin embargo, si hubiera tenido cuatro años de contrato, esta temporada habría sido difícil después de la final de la Champions League".

La oveja negra: "Si tienes un contrato corto, serás la oveja negra. Por supuesto, hice la entrevista y fui muy sincero. Sentía que tenía que ser sincero. No quería esconderme como hacen otros jugadores. Cada uno es diferente. Fui honesto y quería decirlo en alto. Me culparon por muchas cosas, por ser el chico malo. Leí que era una mala persona en el vestuario, incluso que desde que me quise ir no era bueno que yo estuviese allí. Durante los últimos años, si ocurre algo, cualquier jugador pensaría en irse, pero yo era el tipo que lo dijo públicamente".

Relacionado:  LO CELEBRAN EN TURÍN: Roma empató como local en el Calcio

Mourinho supo entenderle: "Cuando la ventana de traspasos no está abierta, solo se puede hablar. No podía haber nada concreto. Creo que Mourinho lo hizo bien. Él podría haber dicho ‘si quiere irse no va a jugar más’, pero no hizo eso. Después le dije lo que sentía y lo que me gustaría hacer y solo me dijo que fuese feliz y que si me necesitaba iba a jugar. Fui necesario en algunos encuentros en los que marqué la diferencia. Era más un extra que un titular".

El declive del Tottenham: "La final de la Champions League fue un momento muy especial en la historia del Tottenham porque era su primera vez. Estar allí fue genial y precioso, pero si pierdes, al día siguiente es como el fin del mundo. Así funciona. Después fue difícil. La gente aún estaba triste por la final cuando empezó la temporada. Después de conseguir unos malos resultados, caes en una espiral a la que no estás acostumbrado y de la que no es sencillo salir, pero si miras la Premier League, solo hay un equipo que realmente destaque. Los otros intentan encontrar su lugar, no solo el Tottenham. Algunas temporadas son así".

Relacionado:  Eriksen ya está en Milán

Daniel Levy controlaba su futuro: "No pensé en irme hasta que se puso serio. Al final, se reduce a los que el Tottenham quiere o a lo que el Inter, así como otros clubes, quieren pagar. Al final estás controlado por el Totenham, por Daniel Levy. Él es quien dice ‘sí’ o ‘no’. Intentas ser lo más profesional posible u no forzar nada en ningún sentido".

La decisión de ir al Inter de Milán: "Durante unos pocos años, realmente no estaba dispuesto. Claro que hablamos de ello y escuchamos tanto lo que era posible como lo que no lo era, pero al final, yo, personalmente, quería un nuevo reto. Quedarme en la Premier League habría sido la solución fácil. Claro que quedarme hubiera sido una solución, pero quería probar nuevos desafíos en otro país. Cuando el Inter vino no fue una decisión realmente difícil".

El idioma: "No soy el único que no puede entender todo en italiano. Es gracioso porque han llegado muchos jugadores y eso no ocurre a menudo. No sé qué lo hace más fácil. Puedes hablar con ellos sobre donde vivir, qué tipo de casa buscas, qué ha pasado y qué no. Pero eso realmente no importa, depende de cómo te adaptes al grupo y este es un grupo con personas y jugadores geniales".