Con el transcurso de los partidos, 16 oficiales desde el inicio de temporada, la conexión Messi- Griezmann ha ido mejorando de forma evidente. En los últimos tres partidos, con Luis Suárez lesionado o como suplente, el argentino ha incrementado su número de pases al francés: 4 ante el Levante, otros 4 frente al Slavia y 5 el día del Celta. Cifras recopiladas por Opta que contrastan con el bloque de encuentros posteriores a la lesión de Leo y a la recaída de un partido. La adaptación es lenta, sí, pero a ritmo creciente. En ocasiones, al menos visualmente, da la sensación de que no hay fluidez entre ellos por alguna jugada puntual, un par la última vez, más o menos claras, pero la contabilidad da otra versión.

Bajo este baremo de pases, el juego del Barça se capitaliza en De Jong. El centrocampista holandés multiplica los enganches con todos los jugadores, sean defensas o delanteros. Con Alba, por ejemplo, la cantidad se disparó hasta los 14 pases. Su tope con un delantero es Messi, al que dio 12 frente al Slavia en Praga. A Luis Suárez, 10 jugando ante el Eibar y a Griezmann, 9 ante el Villarreal.

Relacionado:  El destino de Claudio Bravo puede estar nuevamente en España

En ataque, la experiencia de tantos partidos entre Messi y Suárez les convierte en un tándem irrompible, que se entiende a la perfección. La media de Leo a Luis es de 5 en 16 encuentros, el doble que a Griezmann, y de Luis a Leo, de 4, también el doble. Hay casos, incluso, llamativos, como el encuentro en Ipurua o frente al Inter en el Camp Nou, siempre con números superiores a la decena. La movilidad del ‘10’ azulgrana permite una mejor y más clara combinación.

Griezmann, de todas formas, mantiene unos números bastante uniformes e iguales. Su asociación es con todos por igual. En Praga, con Messi, en Eibar con Suárez y ante el Inter con Dembélé. Dada su tendencia a buscar espacios, el internacional francés busca apoyos con todos los jugadores, tanto ofensivos como en el centro del campo. No es extraño, pues, que en el listado aparezcan también Sergi Roberto, Alba e incluso Rafinha, cuando el canterano aún no había decidido marcharse al Celta. El partido en el que sobresalió el tridente fue en Eibar. Todos vieron puerta, Griezmann intervino en los tres tantos, en uno como asistente, y Leo dio un pase de gol.

Relacionado:  BSC volverá a hacer un pedido en contra de Roddy Zambrano

El caso Dembélé se limita a muy poco por su irregular participación. Ha estado seis encuentros lesionado, en otros dos de baja por sanción y uno más en la grada. Aún así, su referente ofensivo es Messi, al que siempre devuelve el balón o le da más pases como frente al Slavia en Praga o el día del Celta.