Un panel independiente de la Federación de Fútbol de Inglaterra (FA) quitó la tarjeta roja al extremo del Tottenham Son Heung-min por la entrada por detrás el domingo a André Gomes, quien al caer chocó con Serge Aurier y sufrió una escalofriante fractura de tobillo. Intervenido el lunes, Gomes abandonó este martes el hospital. El Everton no pone plazos a su periodo de baja.

Son fue expulsado en el minuto 79 a raíz de la jugada y abandonó el campo llorando, de hecho lloraba desde que, antes de ver la roja, advirtió la gravedad de la lesión del medio del Everton al acudir a pedirle disculpas por la entrada.

Relacionado:  COMO CON POGBA: El United, dispuesto a todo por Griezmann

Este martes, un panel independiente ha desestimado la tarjeta roja que recibió Son y que ya se había pedido que se revocase tanto por miembros del Everton como del Tottenham. El internacional surcoreano fue objeto de abusos racistas por parte de hinchas del Everton, que abrió una investigación.

Esta decisión coincide con la salida de Gomes del hospital en el que se encontraba desde el pasado domingo, cuando fue internado con una fractura en el tobillo derecho con luxación. Ahora, el centrocampista continuará la rehabilitación con los servicios médicos del club, sin un tiempo de baja estimado.

Relacionado:  Pep: "Después de Messi, entre ellos está De Bruyne"