La organización de la Liga de España anunció que recurrirá ante los tribunales ordinarios, pues no está de acuerdo en la fecha establecida para el clásico entre Barcelona y Real Madrid que tuvo que reprogramarse  por los problemas de orden público en Cataluña.

El organismo futbolística detalla cuáles son los motivos para llevar la decisión a la justicia ordinaria al tiempo que manifiesta que no ha pedido medidas cautelares para evitar más inseguridad e incertidumbre entre los aficionados.

Igualmente, explica que fue la propia Liga quien inició los trámites para evitar que el partido se jugará el 26 de octubre por los momentos de tensión. “LaLiga, y no otra institución, inició los trámites para evitar que se llevara a cabo el encuentro”

Relacionado:  Boca y River podrían cruzarse en la fase de grupos de la Libertadores 2020

Por eso, el ente se mostró sorprendido por la fecha elegida por ambos clubes para el partido (18 de diciembre).

“Sorprende que el Comité haya accedido a la petición de los dos clubes de fijar la fecha cuando el calendario pactado con la RFEF (tras una larga negociación) señala el 18 de diciembre como Jornada de la Copa del Rey, lo que es aún más sorprendente al existir otra fecha, anterior, disponible para la disputa del partido aplazado (el 4 de diciembre) y que ambas partes, La Liga y la RFEF, decidieron dejar disponible expresamente para la disputa de cualquier duelo suspendido en el campeonato liguero”.

Relacionado:  Iker Casillas, ingresado de urgencia por un problema cardíaco

Por ahora habrá que esperar para que los tribunales definan si es válida la decisión de que se juege el 18 de diciembre o, por el contrario, no cuenta con argumentos y viola lo antes pactado.