En un estadio donde AZ Alkmaar no pierde desde abril, Manchester United mostró poco fútbol y logró un empate en la segunda jornada de la Europa League: fue 0-0 en el choque correspondiente al Grupo L en La Haya.

El United le había ganado a Astana en el debut y había empatado contra Arsenal en la última fecha de la Premier League. Esta vez, Ole Gunnar Solskjaer dejó en el banco a algunos de sus habituales titulres y no contó con el lesionado Paul Pogba.

Relacionado:  El United designó a los capitanes, Valencia será el segundo

En el comienzo, los Red Devils manejaron mejor la pelota y se acercaron tímidamente hacica el arco de Bizot, pero les faltó precisión en los últimos metros para abrir el marcador. La más clara la tuvo Mason Greenwood con un remate que dio en el cuerpo de un defensor cuando iba con destino de red.

Los de Arne Solt se animaron un poco más en el complemento en el Cars Jeans Stadion. Sin embargo, Marcos Rojo mostró firmeza en la defensa del United y De Gea respondió ante un buen remate de Wijndal. También tuvo que usar los puños en uno de Idrissi.

Relacionado:  Reacción de Twitter: La expulsión de Nani

Ya sobre el final del partido, Solskjaer movió el banco y Lingard acarició el gol, con un remate que pasó a centímetros del arco. Pero no hubo puntería de ninguno de los dos lados para quebrar el cero en La Haya.