El actual asistente técnico de Pablo Repetto en Liga de Quito, Franklin Salas o también conocido como el Mago’ habló en Radio la Redonda Quito y salió en defensa del histórico jugador Luis Antonio Valencia sobre los hechos ocurridos en la concentración de la selección ecuatoriana, luego del fracaso de Ecuador en la Copa América 2019. ‘El Mago’ además se refirió a un grupo de jugadores que salieron del hotel el mismo día.

 “Primero, en el caso del Piso 17 hay que quitarnos el populismo, segundo, hay que saber el entorno del asunto. Si el DT (‘Bolillo’ Gómez) les dio libre, es libre. Cada jugador es profesional y sabe lo que le conviene y lo que no le conviene. Los jugadores (del Piso 17) estuvieron en una habitación reunidos tomando cerveza y nadie habló de los jugadores que salieron del hotel (esa misma noche)”, apuntó Salas en sus declaraciones.

Relacionado:  #DatoSF LAS MEJORES RACHAS de Guillermo Almada en BSC por Campeonato Nacional

Luego mencionó: “A un grupito les hicieron un boom y nunca entraron mujeres, nunca se los vio borrachos. Y de los jugadores que esa noche salieron del hotel porque estaban libres, no dicen nada. Así no se trabaja, el fútbol es muy diferente, por quedar bien con la gente se está actuando de cierta manera”.

Sobre Antonio Valencia, a quien consideró como un emblema de la Selección, dijo: "Antonio (Valencia) ha sido nuestro emblema durante 15 años y que lo traten de gordo, de borracho, es una falta de respeto. Gracias a él la gente nos reconoce, en Inglaterra saben dónde está Ecuador gracias a él. Y por un desliz, y porque viene a Liga, lo quemamos. Al decir que este jugador sí puede volver a la Selección y este no, me parece que se manejó muy mal lo del Piso 17”.

Relacionado:  (VIDEO) Repetto: "Guayaquil City ha mejorado mucho"

“A la Selección tienen que ir los jugadores que estén en su mejor momento. Ese es el populismo y en el fútbol tenemos que hacernos a un lado de eso. Hay códigos internos pero cuál es el gran suceso que pasó. ¿Que metan cerveza? En la época de (Jorge) Fossati, íbamos a la casa de Fossatti después de los partidos, nos juntábamos, comíamos y tomábamos unas cervezas. Y nadie hacía escándalo”, concluyó Salas.