Las medidas de seguridad de cara al partido que este miércoles jugará el Real Madrid en Munich se intensificarán tras el grave incidente que sufrió el martes el autobús del Borussia Dortmund.

Por primera vez en sus visitas a Alemania, el autobús del Real Madrid contará con una severa escolta policial, que ha recomendado a los jugadores, según informa El Mundo, que no se asomen a las ventanillas y realicen el corto viaje del hotel al estadio (apenas cinco kilómetros) alejados de los cristales para evitar cualquier posible incidente.

Relacionado:  Pep Guardiola no se confía