Luis Muentes, presidente de la agremiación de árbitros, manifestó que no vio todo el partido entre Liga de Quito y Barcelona en Casa Blanca, sin embargo exaltó el arbitraje de su colega Roddy Zambrano señalando que fue muy bueno y exigió que Carlos Alfaro Moreno se disculpe por sus declaraciones post partido. Esto simplifica el presente del arbitraje nacional contra el equipo finalista del campeonato.

Alguna vez se inventó un concepto en el barcelonismo en la previa de cada encuentro: “El otro partido”. Era una forma de establecer una idea teniendo en cuenta los errores arbitrales, los puntos que te quitaban los colegiados, con las derivas propias de cada acción de un referí. Pues bien, parece que ha vuelto esa tendencia.

Hoy en día parece que es mucho más importante lo que se ‘cuece’ en los pasillos y despachos de la problemática Agremiación de árbitros y la FEF que lo que se gana y se pierde en los campos de juego. Las decisiones de los comités disciplinarios de la Ecuafútbol teóricamente independientes, son cada vez más incomprensibles.

Relacionado:  ¿REELECCIÓN? Cevallos: "Luego veremos"

La expulsión de Damián Díaz en Cuenca y posterior sanción de 4 partidos sin poder jugar fue el punto más alto que encendió las alarmas dentro de Barcelona sobre cada uno de los árbitros que le pitaría sus duelos y que explotó este miércoles en el estadio de Liga de Quito. "Llegó la hora de quejarnos, se acabó, ya nos cansamos. Nos sentimos perjudicados permanentemente. Estamos muy mal, muy enojados, desde el cuerpo técnico, jugadores, presidente y cada uno de nosotros y a partir de hoy estamos en estado de guerra", advirtió Alfaro Moreno luego del partido de su equipo en Ponciano.

En una acción que parecía no traer mayor historia, Velasco perdió el balón con Esmaider Julio con falta y el juez central Roddy Zambrano no dudó en expulsarlo. Una jugada muy cuestionable aún después de ver la repetición varias veces.

Relacionado:  (VIDEO) ¿José Angulo a BSC? "Haré todo lo posible..."

12 amonestaciones con tarjetas amarillas y 3 con tarjetas rojas son los registros arbitrales en los últimos cuatro últimos partidos que mantuvo Barcelona. El potencial futbolístico, la personalidad y coraje del equipo amarillo hicieron que pese a la ‘severidad’ de los colegiados consigan 3 victorias y 1 empate en los encuentros mencionados.

Es evidente que Barcelona está en manos de la arbitrariedad de los árbitros. Según cómo redacten sus actas, según como estén sus estados de ánimo o según algún otro motivo que lo lleve a impedir que fluya el buen andar del equipo canario rumbo al final del campeonato. Ciertas conspiraciones poco se pueden ocultar y alguien debe responder. Quizás ellos mismos o quizás la FEF. Los ojos del Ecuador están abiertos.

Por: Vito Muñoz