Hernán Galíndez, arquero de Universidad Católica, fue contactado vía telefónica por la estación radial LA DEPORTIVA. Ahí, el guardameta aclaró los rumores que surgieron después del partido contra Delfín, que demandarán el hecho que no tuvieron un camerino decente para cambiarse de indumentaria.

«Hubo algo raro, yo después del partido hablé con Jorge (Célico), decían que Católica iba a mandar una denuncia, pero que no sabían nada de eso. Se habló del campo de juego, pero no hicimos drama. Creo que Católica no presentará ninguna demanda», dijo el portero argentino de 29 años de edad.

«Hay cosas más importantes que cambiarse en un baño. No es ninguna demagogia, pero hay gente que está peor. Hay mucha gente que lucha día a día. No nos ponemos mal por cambiarnos en un vestuario, solo fue raro, no nos enojamos, nada de eso», agregó el cancerbero de los ‘camaratas’.

Luego, Galíndez expresó: «La cancha estaba dura, la más dura en la que he jugado en la Serie A, las canchas de la Costa son más duras, es complicado jugar allá. El piso lo hace difícil, nos gusta controlar el esférico, no dar balonazos, la pelota rueda de otra forma. Por eso, la costa es un lugar complicado para jugar».

Nota de: Víctor Loor Bonilla

Comunicador Social - @victorloorb - Editor e investigador editorial en Studio Fútbol desde 2014 - Director de Direct Fútbol - Panelista de Futboleros por Radio I99