Los partidos importantes, cuando se sacan adelante, rara vez encuentran en la táctica y la estrategia su mayor sustento. Los detalles futbolísticos son accesorios en las situaciones límite. Lo significativo es la compostura y la determinación, ambos, valores sobresalientes en el equipo de Gustavo Quinteros.

La selección nacional no jugó bien ante Paraguay, aunque consiguió un punto importante. Hubo un condicionante principal: jugó debilitado por la ausencia de algunas figuras titulares (‘Felipao’, Miller y Paredes). Por ello le costó hacer pie sobre todo desde las estructuras medias y ofensivas. Además: sacó como negativo lo que fue la gran derrota de sus centrales. Achilier y Erazo mostraron una mala versión.

Relacionado:  CON 6 CAMBIOS: Tentativo 11 de Ecuador ante Chile

Ecuador dominó sin claridad y acierto. Con el correr de los minutos, se fue estirando creando zozobra en la defensa guaraní pero carecieron de puntería cuando tuvieron sus ocasiones desde fuera del área, que fue la principal vía por donde buscaban llegar al gol.

Cristhian Noboa es el jugador que casi siempre saca 10. Es fuerte y rápido, marca con decisión, es el que mejor responde ante la idea de Quinteros: achicar hacia delante y respaldar los avances para hacer el equipo corto. Marca bien en ataque y va a los cruces en defensa. Siempre convencido de que va a ganar.

Relacionado:  Quinteros: "Para Ecuador ya no es una ventaja jugar en la altura"

La Tricolor ha salvado su chapa de invicto, pero principalmente ha salvado sus convicciones de equipo fácil de domar. Las eliminatorias son un recorrido cuyo objetivo es la acumulación matemática para llegar a la estación terminal del Mundial de Rusia 2018, entonces ese punto en el Atahualpa tiene una importancia enorme. Mientras tanto el técnico nacional tratará de de afianzar una búsqueda, exhibir marcas de una evidente evolución y consolidar algunas ideas desde lo conceptual. El próximo reto es Colombia.

Relacionado:  Entradas para Argentina - Venezuela: ¡Agotadas en 40 minutos!

Para ir a Barranquilla no deberá importar las ausencias notables ni las dificultades del rival, el calor, la humedad… Más, los obstáculos pueden cooperar con la determinación que se demanda. Ecuador debe de estar a la altura de su posición en la tabla de las eliminatorias. Sentirse a gusto con una postura más calculadora y práctica, serán claves para obtener un buen resultado, el martes.