La aventura copera del segundo semestre del año está en marcha. En épocas de definición muchos equipos quieren ser protagonistas para llevarse ‘la otra mitad de la gloria’. Liga de Quito y Emelec lucharán por mejorar su versión y lograr el pase a cuartos de final de la Copa Sudamericana 2015.

Dos resultados opuestos. El ‘bicampeón’, traspiró más de lo esperado pero consiguió una victoria en el Jocay que lo mantienen con grandes posibilidades. Mientras que el finalista del presente torneo nacional, naufragó en el Monumental de Argentina y terminó hipotecando su continuidad en el torneo.

Arrodillados y con los brazos hacia el cielo, el típico festejo azul que no se veía desde hace un mes, renació en Copa. La hinchada eléctrica celebró 8 minutos antes del final del juego. Independiente Santa Fe puso contra las cuerdas a Emelec en varios tramos del partido, su planteamiento eclipsó a los pupilos de Omar De Felippe. Fernando Gaibor fue la clave para salir de ese letargo.

Con su ingreso se ganó profundidad y creatividad. Esto ayudó para que el héroe de siempre, Miller Bolaños, anotara un doblete y apague el incendio. El portero Dreer también lleva su mención de honor por sus decisivas atajadas.   El triunfo no le garantiza nada a Emelec (recibió un gol) pero el gran poder de reacción que mostró y la calidad que tiene el plantel da indicios de que irá a batallar a la altura de Bogotá para meterse entre los ocho mejores.

Arrollados y preocupados. Se dejó dominar, esperó mucho, terminó recibiendo dos goles y no anotó ninguno.  La pasividad de la Liga de Quito en Argentina deja al ‘cuadro albo’ al filo de la eliminación. Los del "Muñeco" mantuvieron el dominio completo del pleito, los de Zubeldía simplemente se dedicaron a enviar pelotazos esporádicos al solitario Diego Morales. Eso fue todo.

La diferencia de dos goles no garantiza nada porque si bien la Liga demostró ser un rival muy limitado en comparación con el vigente campeón, los 2.800 metros de altura de Casa Blanca le podrán causar más de un dolor de cabeza a Gallardo y compañía, sin embargo Liga tendrá que mostrar su mejor versión para dar el primer batacazo del certamen.

Los equipos argentinos son mayoría en esta competición y se perfilan para quedarse con la Copa Sudamericana por tercer año consecutivo (fueron campeones en 7 de las 13 ediciones disputadas). Todo esto como consecuencia de la ausencia de las potencias del fútbol brasileño.

Quedan los duelos de vuelta. Los equipos más fuertes desde lo futbolístico, físico y mental ingresarán entre los ocho mejores para seguir combatiendo por el objetivo final.  Emelec y Liga de Quito tienen esa facultad en sus pies

Relacionado:  Gustavo Quinteros: “Tuvimos un buen rendimiento en el partido”