La Federación Boliviana de Fútbol atraviesa por una grave crisis. Cuatro dirigentes del organismo se encuentran en la cárcel acusados de corrupción, entre ellos el presidente, Carlos Chávez.

Debido a la investigación, que se enmarca en el escándalo de corrupción en el que se han visto involucrados varios ejecutivos de la FIFA, las cuentas bancarias de la asociación fueron congeladas.

Por lo mismo, el equipo nacional no podía mover el dinero para pagar el viaje de la selección a Estados Unidos donde enfrentará a Argentina en duelo amistoso.

Debido a esto, tuvo que ser el capitán de Bolivia, Ronald Raldes quien costeó de su propio bolsillo el traslado del plantel. “Él fue quien más nos ayudó para salvar el momento y que se pueda viajar” , explicó el presidente interino Marco Ortega en declaraciones aparecidas en el sitio boliviano Late Deportes.

De todas formas, el mismo dirigente confirmó que durante el transcurso de la tarde del jueves, las cuentas de la federación fueron liberadas y ya pueden realizar movimientos de dinero

Bolivia enfrentará a los argentinos mañana a las 21.30 horas en Houston, Estados Unidos.