Hoy otra ‘perlita’ del escándalo de FIFA ha salido a la luz por medio del propio presidente de la Federación de Fútbol de Irlanda, John Delaney.

El contexto de lo ocurrido fue el siguiente: 18 de noviembre del 2009, partido de vuelta de la repesca para obtener uno de los cupos al Mundial 2010 entre Francia e Irlanda y al minuto 104 una mano clamorosa y vergonzosa de Thierry Henry fue clave para controlar el balón y dárselo a Gallas para darle la clasificación a Francia.

El propio ‘Tití’ pidió disculpas inmediatamente después del encuentro y reconoció su error pero ya casi seis años después ya se sabe el motivo del porqué la tibia respuesta de la Federación irlandesa.

La FIFA pagó cinco millones de euros a la Federación irlandesa de fútbol (FAI) a cambio de su silencio explicó Delaney en declaraciones a la emisora estatal RTE donde ha asegurado que fue un “pago a la asociación. No con un proceder legal”.