Un humilde homenaje a Walter Ayoví Corozo.

“El talento depende de la inspiración; pero el esfuerzo depende de cada uno.”- Pep Guardiola

En Walter Orlando Ayoví Corozo el talento y el esfuerzo constituyen parte imprescindible de su ADN. Desde su debut en el año 1999 con el Rocafuerte FC y ya en el 2000 con Emelec, el esmeraldeño nos regaló sus primeras pinceladas de liderazgo y voz de mando dentro del campo del juego. Ayoví comenzó como promesa y fue su trabajo incansable junto con un inmenso deseo de superación, lo que lo convirtió en un futbolista consagrado.

El reciente reconocimiento y logro obtenido al poder entrar en el “Club de los 100” es una recompensa que llega producto de un compromiso que adquirió con la selección ecuatoriana desde sus primeras convocatorias. Por más “mágico” que pueda sonar, el simple hecho de enfundarse la camiseta tricolor lograba despertar en Walter el talento, la inspiración, el sacrificio y la entrega.

Walter Ayoví es un jugador que siempre supo a dónde quería llegar y qué debía hacer para lograrlo. Y cuando uno encuentra un jugador con estas tan arraigadas convicciones resulta muy fácil seguirlo. Como ecuatoriana y fiel seguidora de la selección ha sido un honor poder disfrutar del fútbol que nos ha regalado el capitán. Desde siempre Walter despertó en nosotros los ecuatorianos un sentimiento inconfundible de orgullo. A través de su juego nos enseñó que no siempre se puede jugar igual, pero que siempre se puede y se debe dejar todo en la cancha. Esto nos hizo y nos hace confiar en él.

Walter Ayoví nunca se esconde y siempre aparece. No importa si el viento sopla a favor o en contra, él se pone el equipo al hombre y dice “aquí estoy”. Es un líder como muy pocos. No necesita pasar 90 minutos gritando ni ordenando. Su sola presencia impone respeto, con sólo una mirada los más jóvenes saben en dónde deben ubicarse o hacia dónde deben correr. Es el referente al que todos miran.

Es rápido, inteligente para jugar, atrevido para rematar y nunca egoísta para enseñar. Se adueña de su banda e intimida a los rivales. No baja los brazos. Sube, baja, marca, quita, entrega y la pide.

Hoy tiene 35 años y está próximo a cumplir los 36. Sus condiciones se mantienen intactas y su técnica está siempre afinada. Si lo pensamos bien esta situación sólo puede ser el resultado de una vida deportiva en la que la disciplina y el esfuerzo son principios intocables. Tiene hambre de gloria y es un ganador. No se conforma y nunca se acomoda. Trabaja con la misma humildad y predisposición que el primer día.

Nuestra selección lo necesita y somos afortunados de poder seguir disfrutando de su fútbol y de las lecciones de liderazgo y entrega que nos regala en cada partido. Necesitamos que siga sudando la camiseta de la selección como hasta ahora lo ha hecho, que les enseñe a los jóvenes esos deseos de superación y de trabajo duro. Necesitamos que siga siendo la voz de mando, que dé la cara y no tenga miedo. Necesitamos que siga apoyando los procesos y que no se guarde nada de su experiencia y trayectoria. Necesitamos que siga corriendo por esa banda izquierda que es su banda.

Datos importantes:

* Walter Ayoví Corozo ha jugado 101 partidos con la selección ecuatoriana y ha marcado 8 goles.

* En todos los clubes que ha jugado ha marcado un total de 61 goles.

* Ha sido campeón nacional con Emelec en el año 2001 y en el año 2002.

* Con El Nacional fue campeón en el año 2006.

* Con el Monterrey de México ganó el torneo apertura de los años 2009 y 2010.

* En los años 2011, 2012 y 2013 conquistó la Concacaf Liga de Campeones con el Monterrey de México.

* Con la selección nacional disputó las eliminatorias a los mundiales del 2006, 2010 y 2014. Para las eliminatorias de Sudáfrica 2010, donde Ecuador no pudo clasificar, marcó 3 goles en 17 partidos jugados.

 

Relacionado:  LA TERCERA REALIDAD: “¡Yo nací gritando GOL!”

Por: Ab. Sylvia Meneses Echeverría
Máster Internacional en Gestión y Marketing Deportivo
Twitter: @pilumeneses