No recuerdo tanta expectativa por una lista mundialista como la que se vivió estas últimas semanas para la de Brasil 2014. Aparecieron miles de técnicos opinando sobre quienes debían o no debían estar en la cita ecuménica.

Una vez dada la lista preliminar de 30 jugadores empezaron las diversas opiniones sobre los jugadores que faltaban o estaban de más. Personalmente, considero que jugadores como Alex Bolaños o Esteban Dreer no podían quedarse afuera de esta lista. Uno es el mejor arquero de nuestro campeonato y el otro el mejor volante de marca del pais, pero por diversos motivos no fueron llamados y por ende nos toca enfocarnos en los 23 escogidos por Rueda.

A pesar de ser jugadores del proceso, el momento actual de Jaime Ayoví y sobre todo de Saritama es bajísimo. El primero ha pasado de lesión en lesión y no se ha podido consolidar en ningún equipo mexicano. Lo de Saritama es más grave aún, pues el lojano tiene una temporada y media en donde no logró ni siquiera ganarse el puesto debido al pobre nivel mostrado. Sin embargo, no nos sorprende en lo absoluto que aparezcan en la lista definitiva, pues siempre gozaron de la confianza del DT de la selección.

Fuera de los nombres, que a algunos pueden gustarle y a otros no, lo que personalmente no comparto es que esta convocatoria mundialista es una nómina poco equilibrada y descompensada.

Primero, hay que analizar que al ser 23 los jugadores que pueden asistir al Mundial, da para llevar 2 jugadores por puesto, aparte de los 3 arqueros.

En el caso de la nómina de Ecuador, hay 6 defensores convocados, en donde aparecen sólo 3 zagueros centrales, y peor aún, no se ha llamado a un reemplazo para Juan Carlos Paredes como lateral derecho. Es nuestra zona más floja, no tenemos cantidad ni calidad.

A mi parecer, la mayor incongruencia de Rueda radica en la selección de la primera línea de volantes. Primero, a pesar de confirmarse que la lamentable lesión de Segundo Castillo da para mínimo 3 semanas de inactividad, igual fue incluido en la lista final. Nadie duda que Castillo es titular inamovible y referente de la selección, pero si muy probablemente no va a poder jugar, ¿para qué se lo incluye sí se pierde un cupo? Llévenlo como invitado y que acompañe al grupo.
Inclusive más sorprendente fue que el único jugador que puede cumplir la misma función de Castillo, Pedro Quiñónez, no fue considerado. No soy fan de su juego pero por características debió estar fijo.

La inclusión de Gruezo es positiva para la selección, sin embargo hay que considerar primero, que el volante del Stuttgart no es un cinco clásico, es más bien un volante central mixto, y segundo, tiene apenas 19 años y no tiene experiencia en selección. No se le puede tirar toda la responsabilidad a un chico que recién arranca y que no sabemos como va a responder en un Mundial. En conclusión, es muy probable que jugaremos un Mundial sin ningún cinco de oficio.

¡Demasiada ventaja!
Así cómo tenemos carencia de volantes de marca, hay una sobrepoblación de volantes externos. Valencia, Ibarra, Rojas, Montero, Martínez y Arroyo. Sobre este último, considero de gran acierto incluirlo en la lista definitiva. Su talento no está en duda y tiene una variante que no poseen la mayoría de nuestros jugadores, un gran remate de media distancia con pelota parada o en movimiento. Son de aquellos jugadores que te pueden ganar un partido con alguna jugada individual. Aparte viene de hacer una gran campaña en México, ¡merecidisimo!

Sobre Méndez, hay opiniones diversas. Opino que a pesar de que sus mejores años ya pasaron, es un jugador que debe estar porque aporta ciertas variantes, como son el buen manejo de pelota, retención del balón y sobre todo el liderazgo dentro de la cancha. En partidos bravos como los de Brasil 2014, la experiencia bimundialista del Kinito puede ser invalorable. La pelota no le va a quemar.

Sobre los delanteros, están los dos indiscutibles. Felipe que fue nuestro goleador en la Eliminatoria y Enner que es el jugador con mejor presente futbolístico de nuestro país. El resto está nada más para completar nómina. No considero que se le haya quedado ningún delantero indiscutible a Rueda.

Con errores y aciertos estos son los 23 elegidos y por ende pasarán a la historia de nuestro fútbol. El tiempo dirá si para bien o para mal…

Relacionado:  ¿Cómo debe alinear Barcelona? // Por Vito Muñoz