La Champions está de vuelta con la llegada de la fase decisiva del torneo. Dieciseis equipos de ocho países pelearan por levantar la orejona en Lisboa el 24 de mayo y también por seguir llenando sus arcas con los millones de la Champions.

Y es que la máxima competición continental de clubes y los millones van intrínsecamente ligados. No solo por los millones que reparte la UEFA sino por las cifras que arrojan los 16 equipos que han superado la fase de grupos, en términos de ingresos, inversión en jugadores y seguidores en todo el mundo.

Según las casas de apuestas, Bayern de Munich, Real Madrid, Barcelona, Manchester City y Chelsea -por este orden- son los máximos favoritos al título, y son justamente estos equipos los que lideran también los rankings financieros y de captación de aficionados. Con la única excepción del Manchester United, cuya mediocre temporada en la Premier le ha hecho perder la etiqueta de favorito en el terreno de juego, pero que sin embargo sigue siendo una máquina de hacer dinero: acaba de anunciar su record histórico de ingresos en un trimestre con 150 millones.

Campeón en ingresos

La Champions League ha repartido durante los últimos cinco años -contando lo que repartirá en la presente temporada- la friolera de 5.000 millones, y el Bayern de Munich, gracias a las 3 finales disputadas en 5 años, es el equipo que se ha llevado mayor tajada, nada menos que 209 millones. Siguen de cerca el Manchester Utd. y Barcelona.
En la temporada actual, y gracias a los 2,1 millones ingresados por participar en la previa, el Arsenal es el equipo que ha sacado mayor tajada hasta ahora (18,2 millones). Teniendo en cuenta la nueva estructura de premios de la UEFA y la contabilización del market pool (aportación por los derechos televisivos de cada país), el equipo que se coronará campeón en Lisboa superará con toda seguridad el record histórico de ingresos de un club en Champions, que ostenta la Juventus con los 65,3 millones que se embolsó la temporada anterior.

El rico de la clase

Por lo que hace referencia a los ingresos generales de los equipos, el Real Madrid es el líder indiscutible tras facturar 519 millones en la temporada 2012-13, en lo más alto del ranking europeo por novena temporada consecutiva. En el ranking que publica anualmente la consultora Deloitte destaca la ausencia por primera vez del Manchester United del top 3, como consecuencia de la irrupción del Bayern de Munich. También observamos que en los 16 equipos de octavos se concentra el poderío económico del fútbol europeo, ya que 13 de los 16 conjuntos figuran en el top 20 continental.
La fortaleza económica del Real Madrid se traduce también en la inversión en fichajes, ya que el conjunto merengue ha gastado nada menos que 615 millones durante los últimos 5 años. Le sigue de cerca el Manchester City, que gastó 594 millones en nuevos jugadores durante el mismo periodo. Con todo, el valor total de las plantillas que participarán en los octavos de la Champions ha superado por primera vez los 5.000 millones, creciendo un 28% durante los últimos 2 años.

El actual campeón de la Liga BBVA continúa coleccionando seguidores en todo el mundo y rompiendo registros de captación en las redes sociales, donde tiene más de 82 millones de fieles entre Facebook y Twitter. Los 16 equipos de octavos suman un total de 325 millones de seguidores, de los cuales 1 de cada 4 es culé. El Real Madrid es segundo con 65,8 millones y sigue de lejos el Manchester United, que con 43,5 millones de seguidores tiene la mitad que el conjunto azulgrana.

Guerra de marcas

Los octavos de final de la Champions también se disputan en los despachos de las grandes multinacionales de ropa deportiva, que se juegan también la temporada con las inversiones millonarias en el patrocinio de los equipos. Esta temporada, Nike monopoliza los octavos al tener el 50% de los equipos, pese a contar con dos menos que la temporada anterior. Adidas ha colocado a seis equipos, mientras que los dos restantes corresponden a Puma.

Relacionado:  La BBC de Madrid vs la BBC de Turín: La cuenta pendiente en la final de Champions