Liverpool ha vuelto con todo y de la mano del inacabable Steven Gerrard le dio vuelta (3-2) a un partido alucinante ante el Fulham en Craven Cottage.

Los “Reds” comenzaron en desventaja con un autogol del marfileño Kolo Touré a los 8 minutos, sin embargo el inglés Daniel Sturridge demostró que anda en un gran nivel y empató el duelo a los 41.

En la segunda parte, Fulham volvió a ponerse arriba en el marcador con un tanto de Kieran Richardson a los 63´, pero Liverpool demostró que no dejará de luchar esta temporada y empató el juego a los 72´ por medio del brasileño Philippe Coutinho.

El drama llegó al final cuando Liverpool encontró un penal y quién más que Steven Gerrard para darle vuelta a un partido espectacular.