COMPARTIR:

Fuente: AS

Benzema (de 31 años) se le dibuja sonrisa de pillo y eso es un cosquilleo positivo para el Real Madrid. El francés ha abandonado esta temporada esa apatía que le llevó a mantener una relación fría con el Santiago Bernabéu. Pero este Benzema parece otro. En Cornellà-El Prat confirmó que se ha desatado y que quiere ejercer de líder. Con su habitual juego de tiralíneas, implicación y efectivo a la hora de plasmarlo en goles. Al fin, el pack completo.

Sin Cristiano, más protagonismo

Bale iba a rellenar el enorme vacío que dejaba Cristiano y al final el que ha tomado ese papel ha sido Benzema. Ya cuando estaban juntos, el galo era el mejor socio del sieteSin esa necesidad real o autoimpuesta de surtir a la gran estrella, parece más cómodo en el frente de ataque. Primero contó con el beneplácito de Lopetegui (fue uno de los que recomendó su fichaje hace diez años) y Solari le ha entregado las llaves desde el inicio. «Siempre hace partidos muy completos y ahora también llegan los goles», analizaba ayer el argentino. Un dato: el año pasado a estas alturas Benzema sumaba apenas cinco dianas. Ahora diez más y es el pichichi del Madrid.

Una nueva sociedad con ‘Vini’

El estilo de Vinicius le va como anillo al dedo. Futbolista siempre encarador buscando el uno contra uno, algo que cada vez le costaba más a Cristiano, el brasileño genera desconciertos defensivos que Benzema sabe leer. «Es muy fácil jugar con él», dice Vinicius. Benzema atisbó rápidamente que el joven fichaje iba a ser un aliado interesante. Empezaron a la vez la pretemporada y rápidamente el francés tomó a Vini bajo su ala. A Benzema también le beneficia el aporte de Lucas Vázquez. El gallego le ayuda a hacer más efectivos los esfuerzos en la presión que Bale (que suele ir más por libre) y también está entregado a la causa. «Karim es el mejor nueve del mundo», decía Lucas tras el 2-4. Un tridente que funciona. Funcionó contra el Sevilla, se estableció ante el Girona en Copa y fue útil en Cornellà-El Prat.

Madurez como nueve

Lo dijo al principio de temporada («Tengo que pisar más el área») y lo está cumpliendo. Contra el Espanyol disparó cuatro veces, las mismas que el resto de delanteros juntos (Lucas Vázquez dos y Vinicius y Bale un remate cada uno). Cuatro días antes, en Copa del Rey ante el Girona, chutó siete veces, la vez que más en esta temporada. Se anima a ver portería. Casi parece que se obligase a renunciar a su filosofía tantas veces pregonada, la de no darle importancia a los goles. «Soy un nueve con alma de diez», recordaba ayer mismo en la zona mixta de Cornellà-El Prat. Pero ya marca. Sus 15 goles esta temporada están a sólo dos de distancia de los 17 de Cristiano en la Juventus.

Implicado al máximo

«La inspiración siempre estuvo ahí, pero nunca le he visto a Karim esa implicación defensiva«, decía Álvaro Benito en Carrusel Deportivo durante la retransmisión del Espanyol-Real Madrid. La sensación que transmite es que cree en su papel protagonista. No sólo en la presión, se nota también en los pases. Quiere intervenir más. Ha subido en seis su promedio de pases buenos del año pasado (de 22 por partido a 28 ahora) pero ha destapado el tarro de las esencias, que dirían los clásicos, en estos dos últimos partidos. Ya no espera a que le llegue la pelota, va a por ella. Contra el Girona en Copa dio 43 pases buenos (casi el doble de su media) y superó en ese apartado… a Modric (36). Ante el Espanyol, fue el hombre-orquesta. Dio 54 pases, su récord desde que llegó a la Liga en 2009.

Físicamente está al tope

De Benzema no son noticia sus altibajos en la báscula. La temporada pasada ya se puso a tono (perdió cinco kilos) y en esta lució abdominales desde las vacaciones. No se despistó en la preparación física y lo está notando en la ausencia de lesiones (ni una dolencia muscular en esta temporada) y en una frescura sobre el campo que echó en falta en otras temporadas. De los últimos diez partidos de Liga del Madrid, ocho los jugó completos. También la ida de Copa contra el Girona. Apenas rota. Dentro de la mejoría que le ha traído Antonio Pintus al estado físico de la plantilla, Benzema es uno de los mejores exponentes.