COMPARTIR:

Fuente: Diario AS

Si en España el caso Modric se considera cerrado, en Italia aún sueñan con otra gran incorporación en este inolvidable mercado de fichajes, en el que los clubes de la Serie A gastaron más de 1.000 millones. Sí, el Inter sigue esperando a Luka. Lo hará hasta el cierre del mercado, cuya fecha, quizás, será la razón que impedirá convertir el sueño en realidad.

Los nerazzurri no tienen duda sobre el deseo del croata de vivir una nueva aventura en Italia. El proyecto interista ilusiona y el campeonato, con la llegada de varios grandes nombres (Cristiano, Ancelotti…), está volviendo a ser competitivo. Además, la presencia de tres compañeros de selección como Perisic, Vrsaljko y Brozovic habría sido el empujón decisivo: durante la triunfal aventura rusa, los cuatro hablaron varias veces de volver a verse todos en Milán, con la misma camiseta.

Modric quiere ir al Inter, aseguran el Italia, pero tampoco va a forzar la mano para dejar al Madrid. El croata tiene una gran relación con la directiva madridista y, a pesar de su voluntad, si el club no le dejará marchar, aceptará la decisión y defenderá la camiseta blanca con la ilusión de siempre. Además, como ya informamos, el Real Madrid, que no quiere perder a otro peso pesado en el verano del adiós de Cristiano, le aseguraría una importante subida de sueldo.

No obstante, el deseo de Modric no es debido a cuestiones económicas. El croata cree haber cumplido un ciclo repleto de títulos y está en busca de nuevos retos. Por eso, según pudo saber AS, en Milán todavía no se han rendido. Los intermediarios de la operación están a la espera del último encuentro entre el jugador y el Madrid, aunque hay dos obstáculos que la convierten en casi imposible: la Supercopa europea y… el tiempo.

La cita de Tallin suspendió cualquier negociación en la casa blanca y después del partido quedarían menos de dos días antes del cierre del mercado en Italia, que será por primera vez el 17 de agosto (a las 20:00 horas) en vez del 31. En tan pocas horas, Modric debería hacer un último intento para buscar su salida, el Inter encontrar un acuerdo con el Madrid y, además, los blancos fichar a un sustituto. Casi imposible, decíamos, pero en este casi albergan las esperanzas interistas. Que seguirán vivas hasta el final.