COMPARTIR:

Fuente: ESPN

 Lionel Messi no sabe qué ocurrirá después del Mundial de Rusia. Después de amagar con dejar la selección por aquella decepción que sufrió en la Copa América, el crack argentino expresó que su continuidad con la albiceleste “dependerá de cómo nos vaya y cómo termine todo”.

El ‘10’ llegó al frente de la selección argentina a Rusia después de conceder sendas entrevistas a los dos diarios deportivos de Barcelona y tres días después de aparecer en Mundo Deportivo lo hizo en Sport, donde repitió que la temporada del Barça fue “espectacular”, que “no cambiaría el doblete por la Champions del Real Madrid” o que recibiría con los brazos abiertos a Griezmann en la plantilla.

En estas declaraciones, sin embargo, descubrió lo mal que lo pasó con Hacienda, advirtió cierto cambio en la filosofía del Barça, rechazó la llamada Messidependencia y habló del presente y futuro con Argentina, sin asegurar que tras el Mundial permanezca en la selección.

EL MUNDIAL Y ARGENTINA

“Creo que será un Mundial muy parejo”, resumió Messi al hablar del torneo de Rusia, apostando a que los principales rivales de Argentina en la pelea por el campeonato serán “Brasil, España, Alemania, Francia…”.

Entre esos candidatos, sin embargo, el capitán de la albiceleste se atrevió a incluir a “Bélgica, aunque por ahí no se la nombra tanto tiene jugadores muy buenos, con la experiencia del Mundial anterior”.

A partir de cómo se desarrolle el Mundial, Lio dejó en el aire su futuro con la albiceleste “dependiendo de cómo nos vaya, de la manera de terminar. El haber pasado por 3 finales sin ganarlas y haber pasado momentos complicados también con la prensa y con la gente de Argentina, de ver cómo lo habíamos hecho nosotros y no valorar las finales llegadas porque no es fácil llegar a la final…”.

“Si lo importante es ganar la final, estar ahí no es fácil y dependerá un poco de cómo termine todo”, resumió, dejando claro, sin embargo, que, a partir de ahí, la motivación “va a seguir siendo la misma, por más que gane el Mundial. Ya tuve la suerte de ganar todo a nivel de club más de una vez y la motivación es volver a ganar, volver a intentarlo y será lo mismo si se llega a dar el Mundial. Va a ser igual” solventó.

NO A LA MESSIDEPENDENCIA

¿Existe Messidependencia, también en el Barcelona? Se le inquirió ante la evidencia de que esa palabra empieza a estar presente en el día a día del club azulgrana. Su rechazo fue evidente.

“No. Es una locura que el mejor equipo del mundo dependa de un jugador. Creo que algo se está haciendo mal si realmente es así. El Barcelona tiene jugadores grandísimos como para decir que depende de uno solo”, afirmó, contundente, solventando que es “una locura que se diga que el Barcelona tiene Messidependencia cuando hablamos de un club que tiene jugadores de primer nivel”.

En este sentido se refirió otra vez al tan cacareado fichaje de Griezmann, abriéndole la puerta pero sin mojarse más de la cuenta. “No sé si su fichaje es priorotario o no pero sí estoy de acuerdo que para ganar la Champions debemos tener a los mejores y Griezmann es uno de ellos. Si el club lo puede traer, encantado. No sé si es la prioridad o no porque eso depende de lo que decidan en la secretaría técnica y lo que pida el técnico”.

CANTERA Y ESTILO DEL BARÇA

“Es la filosofía de este club, sobre todo en los últimos años, a partir de Guardiola”, refirió Messi al referirse al peso de la cantera en un Barça del que advirtió que en los últimos tiempos “se perdió un poco eso. Antes se vio más la salida de jugadores de la cantera pero ahora se perdió un poco y provocó que se fueran chicos importantes de la cantera a otros equipos donde veían más posibilidades”.

El crack argentino entendió “raro” que los jugadores del fútbol base “se marchen del mejor equipo del mundo a otros menores por ver que tienen más posibilidades siendo tan jóvenes. Vienen equipos de Inglaterra o Alemania prometiéndoles que van a entrenar y jugar con el primer equipo y entonces se van”.

Ante ello, Leo solventó que quizá el club debiera hacer un esfuerzo: “No se puede hacer con todos los canteranos, pero creo que hay excepciones que se podrían hacer también acá y hacerles ver a los chicos que es una posibilidad, que no es imposible llegar al primer equipo del Barcelona”.

“Nosotros que nacimos con esto y pasamos tanto tiempo en el club sabemos de qué se trata, de cómo se juega, de ir un paso por delante cuando recibes la pelota y saber ya donde está el compañero…

Y no es fácil la adaptación para los jugadores que vienen de afuera”, resaltó el ‘10’ al explicar el secreto del estilo del Barça, que animó a defender aunque no sea sencillo: “Como club se intenta mantener esa filosofía pero sí es verdad que fueron pasando entrenadores con otra filosofía, con otra manera de ver el fútbol, de jugar… El fútbol también fue cambiando a lo largo de los años y depende del entrenador que está en su momento”.

A nivel personal, futbolísticamente hablando, Messi convino en su cambio de rol. “Reinventarme en la cancha se fue dando solo, por circunstancias, por momentos dentro de un partido me he sentido con la libertad de jugar más atrás,

de arrancar la jugada desde atrás, de no perder la llegada al arco rival, que siempre es lo que me gustó. Todo se fue dando solo”.

BALANCE DE UN AÑO EN AZULGRANA

“Con el doblete hicimos un buen año. La ilusión de todos siempre es la Champions por lo que significa, pero no se debe quitar mérito a la temporada que hicimos, un año espectacular en que solo perdimos 3 partidos”, destacó el capitán del Barça, quien repitió que no cambiaría ese doblete por la Champions del Real Madrid porque “ganar Liga y Copa es importantísimo, no es fácil y a pesar de lo que nos pasó en Roma fue un año muy bueno”.

¿El Madrid? “Yo lo que quiero es ganar. Quiero ganar yo y lo que hagan los demás equipos no me interesa. Es verdad que como barcelonista nunca quieres que gane el máximo rival… Pero lo primero que miro es que ganemos nosotros”, resumió Messi ante la comparación con el equipo merengue, admitiendo que “no puede volver a pasarnos el quedar fuera de la Champions en cuartos de final y más como se dio la última, que fue especialmente doloroso”.

El ‘10’ azulgrana, que avisó que no vio la final de Kiev “por la diferencia horaria”, dejó constancia, sin embargo, de saber todo lo que en ella ocurrió porque “vi trozos y después el resumen de todo lo que había pasado”, para acabar reconociendo que la salida de Zidane “me sorprendió mucho. No lo esperaba, como no lo esperaba nadie. Tendrá sus razones, sus motivos para haberlo hecho. Es bueno saber irse así, de la manera que se fue habiendo ganado todo. Nadie le puede reprochar nada”.