COMPARTIR:

Fuente: Mundo Deportivo

Como si fuera una historia que se repite cada ciertos años, ya hay polémica en torno al balón con el que se jugará el Mundial de Rusia. Las selecciones de Alemania y España disputaron el amistoso de Dusseldorf con el ‘Telstar 18’, el esférico que Adidas ha diseñado para la cita del próximo verano y hubo unanimidad entre los porteros de uno y otro equipo: no les gusta el balón.

El meta del Manchester sólo contestó a una pregunta, si le había gustado el balón. “No”, respondió de forma contundente. Los metas de la selección española consideran que el efecto impredecible que coge el nuevo balón tuvo parte de culpa en el gol de Muller. “Tendrían que utilizar el mismo de la Champions y ponerle encima el logo del Mundial”, decían desde el vestuario de la Roja.

Te podría interesar:   (VIDEO) CON PASE GOL DE TER STEGEN: El Barça se impuso al Getafe en La Liga

Las quejas de De Gea encontraron un aliado en Marc André ter Stegen. El portero del Barça señaló que “aunque el balón no siempre tiene la culpa, este es verdad que es un poco complicado, se ha visto en el gol que hemos marcado nosotros”.

Ter Stegen admitió que “se mueve bastante, podría ser mejor”, aunque quiso dejar claro que en ningún caso servirá de excusa para los porteros. Hubo unanimidad entre los porteros internacionales de España y Alemania en señalar que no les gusta el balón con el que se jugará el Mundial del próximo verano.

Te podría interesar:   Ter Stegen: “Ante el Liverpool no hay favorito”

El Telstar 18, que se llama así para rememorar el balón del Mundial de México de 1970, nace con una polémica similar a la vivida en 2010 con el también famoso ‘Jabulani’, que no era del agrado ni de porteros ni jugadores pero con el que España se acabó proclamando campeona del mundo.

Te podría interesar:   Putin condecoró a selección rusa

Habrá que ver si en los próximos días otros porteros o futbolistas secundan las protestas de Ter Stegen, Reina y De Gea o si Adidas realiza alguna modificación después de escuchar la opinión de los metas de España y Alemania. La polémica ya está servida.