COMPARTIR:

Fuente: AS

Lo que hizo Benzema cuando fue sustituido por Zidane en Mestalla puede suponer un antes y un después en la relación entre ambos. El delantero hizo un desplante a su entrenador, el compatriota que le ha defendido a capa y espada cuando las críticas hacia él eran más feroces y, en la mayor parte de los casos, justificadas. Mordió Benzema la mano que le ha mantenido en el puesto de titular cuando no se lo merecía. No le saludó antes de ir al banquillo, como suele hacer en cada sustitución, y más allá de eso, tiró con desgana su chaquetón, mostrando públicamente su enfado y cuestionando a Zidane precisamente en el momento más complicado del técnico desde que lo es del Madrid.

A Benzema se le ha olvidado que la pasada temporada Zidane lo mantuvo como titular aunque sus números distaban mucho de ser tan efectivos como los de Morata. El francés marcó (en la 16-17) 19 goles en 3.239 minutos, sólo un tanto cada 170 minutos. Morata, por su parte, hizo 20 tantos, pero en 1872 minutos jugados (un gol cada 93). Eso no le sirvió para que Zidane cumpliera la promesa que le hizo al principio de la campaña, tener las mismas oportunidades que Benzema. En cuanto a la presente campaña, Benzema, el 9 del Madrid, sólo ha marcado seis goles en 1.604 minutos disputados (uno cada 267, mucho peor que la pasada temporada). A estas alturas, Morata ya ha hecho 12 tantos, el doble que el francés.

Más allá de los números, cuando hizo el desplante a Zidane en Mestalla, a Benzema se le olvidó las más recientes defensas que le ha hecho el técnico en los últimos meses. A principio del curso no dudó en ser muy crítico con Lineker cuando se metió con su compatriota. Dijo el inglés que Benzema estaba “sobrevalorado”. Y Zidane respondió: “Me molesta porque para la gente que conoce el fútbol es una vergüenza. Para mí es el mejor de todos. Karim no va a meter 60 goles, pero va a marcar 30 goles y va a pasar 60. Para mí es el mejor con diferencia”.

Ya en Emiratos Árabes y con el mercado de invierno a punto de abrirse, se le volvió a preguntar a Zidane si iba a pedir que le ficharan a un delantero. El debate sobre la ausencia de gol y la falta de puntería dominaba la actualidad del Madrid. Zidane fue contundente: “No voy a pedir a ningún delantero en invierno. No estoy de acuerdo con las críticas. Pero no pasa nada. Lo que me interesa no es sólo el gol. Yo no veo sólo el gol en Karim. Es un jugador diferente, no va a marcar 60 goles, pero hace otras cosas. Y a mí me gusta más lo que hace él para el equipo. Esto es un juego de equipo y él es uno de los mejores en este sentido. Y esto yo lo valoro. Lo voy a defender hasta la muerte”.

Para Benzema todas esas defensas que ha tenido por parte de Zidane parecen no haber significado nada. Sus gestos hablaron por él. La relación entre ambos podría no ser ya la misma…