COMPARTIR:

Fuente: EFE

El Jorge Wilstermann boliviano protagonizó la gran sorpresa en los octavos de final de la Copa Libertadores al eliminar el Atlético Mineiro, campeón del torneo en 2013 y que no logró pasar del empate sin goles en casa ante los de Cochabamba, que hicieron bueno el 1-0 logrado en la ida.

El Mineiro, que suele jugar sus partidos en el pequeño estadio Independencia, cambió el local del encuentro y optó por el Mineirao, más imponente y con casi el triple de capacidad, para imponer más miedo escénico al rival y contar con el apoyo de más aficionados.

Sin embargo, los locales no contaban con la muralla defensiva que planteó el equipo andino ni con la extraordinaria actuación del portero chileno Raúl Olivares, que evitó el gol cada vez que los locales lograban superar la defensa boliviana.

Aunque jugadores y cuerpo técnico habían negado los días previos que pondrían el autocar delante de su portería, a la hora de la verdad, el Jorge Wilstermann desistió desde el primer minuto de ir a por el partido y planteó un fortín defensivo digno del mejor ‘catenaccio’ italiano, ante el que el Mineiro se estrelló.

El técnico peruano Roberto Mosquera diseñó una línea defensiva con 5 hombres, liderada por el veterano brasileño Alex Silva, y otra línea de 4 medio campo que dificultaron mucho el juego del Atlético Mineiro.

Los locales, que partían como uno de los favoritos al título gracias un plantel repleto de internacionales, mostraron el por qué de su irregular campaña, que le costó el cargo hace apenas unas semanas al entrenador Roger Machado, sustituido por Rogério Micale.

Ante la telaraña planteada por los bolivianos, el Atlético no supo desbordar por las bandas y se estrelló en el centro con la muralla planteada por el Jorge Wilstermann.

El único recurso que le quedó a los locales fueron pelotas aéreas para buscar a su goleador Fred, que muy marcado, apenas logró rematar los balones que le fueron llegando.

Luan, con un cabezazo que salió fuera en el minuto 15 y Juan Cazares, que mandó alto un remate en el 35 cuando estaba sólo ante Olivares, tuvieron las mejores ocasiones en una insulsa primera mitad.

En la segunda, Micale dio entrada al talentoso Valdívia en el lugar de Adílson, buscando la creatividad del mediapunta para intentar romper la defensa boliviana, aunque sin éxito.

Luan, al peinar un centro de Cazares, mandó la pelota al larguero en el minuto 56, en la mejor ocasión hasta el momento de los locales.

Micale puso más pólvora en ataque dando entrada a Robinho, quien obligó a Olivares a lucirse tras un remate desde la frontal en el minuto 82. Poco después, el internacional brasileño perdió un gol cantado al molestarse con su compañero Leonardo Silva a la hora de rematar.

El Jorge Wilstermann supo mantener su cerrojo y orden defensivo hasta el pitido final y logró acceder, por cuarta vez en sus 17 participaciones en la Copa Libertadores, a los cuartos de final del torneo.

Los bolivianos se medirán ahora al River Plate de Buenos Aires para seguir haciendo historia y buscar el pase a las semifinales.

– Ficha técnica:

0. Atlético Mineiro: Víctor; Marcos Rocha, Leonardo Silva, Gabriel, Fábio Santos; Adílson (Valdívia, m.46), Elías (Rómulo Otero, m.79), Rafael Carioca, Juan Cazares; Rafael Carioca; Fred y Luan (Robinho, m.62).

Entrenador: Rogério Micale

0. Jorge Wilstermann: Raul Olivares; Jorge Ortíz, Omar Morales (Rudy Cardoso, m.46), Alex Silva, Edward Zenteno, Juan Aponte; Christian Machado, Fernando Saucedo, Marcelo Bergese (Cristian Chávez, m.62), Serginho; y Gilbert Álvarez (Ricardo Pedriel, m.76).

Entrenador: Roberto Mosquera

– Árbitro: el venezolano Jose Argote, asistido en las bandas por sus compatriotas Carlos López y Luis Murillo. Amonestó al local Marcos Rocha y a los visitantes Saucedo, Olivares y Chávez.

– Estadio: Mineirao de Belo Horizonte, ante la presencia de 36.018 espectadores.