COMPARTIR:

Fuente: MD

El exfutbolista argentino campeón del mundo en 1978 Mario Alberto Kempes criticó a Diego Armando Maradona por postularse como “soldado” del presidente venezolano Nicolás Maduro y le preguntó cómo puede “apoyar la muerte de 124 jóvenes” en ese país.

“Diego Maradona, ¿cómo puedes apoyar la muerte de 124 jóvenes, por defender la libertad y democracia de su país? !! NO A LA DICTADURA!. VENEZUELA LIBRE!”, publicó el ariete campeón del Mundo con Argentina.

Luego, en diálogo con Radio Mitre, agregó que le “dolió mucho que Maradona apoye al régimen de Nicolás Maduro”.

“Cualquier persona con dos dedos de frente no diría eso. Tengo parientes en Venezuela que la están pasando mal. No se puede defender lo indefendible, a un tirano en Venezuela”, sostuvo Kempes, que jugó junto a Maradona en el Mundial de España 1982.

“Él es argentino, vive como los dioses. Te duele que alguien que no esté viviendo en un país no tenga humanidad. Son chicos defendiendo a su país. Estos tiranos vendieron a Venezuela a los rusos y a los chinos”, añadió.

Maradona, campeón del mundo con la albiceleste en el Mundial de México 1986, dijo a través de un mensaje en su cuenta de Facebook que “cuando Maduro ordene” estará “vestido de soldado” para luchar por “una Venezuela libre” y para “pelear contra el imperialismo y los que se quieren apoderar de nuestras banderas”.

“Viva Chávez !!!! Viva Maduro!! Viva la revolución!!! Vivan los venezolanos de pura cepa, no los venezolanos interesados e involucrados con la derecha”, dice el texto publicado por Maradona, que se encuentra en Holanda, donde el equipo que dirige, el Al-Fujairah de la Segunda División de los Emiratos Árabes Unidos, realiza la pretemporada.

Maradona ya había manifestado en reiteradas oportunidades su apoyo tanto al fallecido expresidente de Venezuela Hugo Chávez (1999-2013), como a Maduro, su sucesor.

En Venezuela se registra desde el 1 de abril una serie de manifestaciones a favor y en contra del Gobierno, que dejaron alrededor de 120 muertos, situación que se agudizó desde la instalación de la Asamblea Constituyente el pasado viernes, que no es reconocida por la oposición y varios gobiernos y organismos internacionales.