Matías Oyola, quien tendrá su Last Dance en la Noche Amarilla 2023 con Barcelona Sporting Club, atendió a DE UNA por STUDIO FÚTBOL y MARCA 90 y se refirió al título 2020, el año en que el mundo sufrió mucho por la pandemia del COVID-19.

“Todo el 2020 fue complicado, arrancando por la pandemia, quitando el foco a lo deportivo. Fue el año más raro, no había fútbol, mucha gente perdía a seres queridos, había fútbol sin hinchada y eso es turro. Había que empezar de esa manera”, expresó.

Luego, agregó: “Llegamos como no favoritos, tener eso en la cabeza que nunca habíamos ganado. A Burrai hay que aradecerle por ese campeonato, estaba en su mejor versión. Su papá (desde el cielo) le echó una mano. Salir campeón fue bonito, llegamos un poco de felicidad a la gente (la mayoría de ecuatorianos son hinchas amarillos)”.

“Cada título en Barcelona tiene sus cosas. El del 2020 creo que estaba para nosotros, buenos jugadores, buen cuerpo ténico y esa suerte que yo digo que sí existe. Sí hubo esa cuota”, puntualizó.

Nota de: Víctor Loor Bonilla

Comunicador Social - @victorloorb - Editor e investigador editorial en Studio Fútbol desde 2014 - Director de Direct Fútbol desde 2018 - Panelista del programa Futboleros en WQ Radio desde 2022