En el palco, y al final del partido, el presidente del Barça Joan Laporta le entregó a Gerard Piqué un plato plateado junto al busto del fundador, Joan Gamper, como recuerdo de su último partido en el Camp Nou. Después, el central atendió a LaLigaTV para responder a las preguntas de David Villa y Juan Carlos Unzué, entre otros. “Son muchos años y muchos partidos, al final es lo que te queda, la experiencia y las amistades”, explicó Piqué.

El aún defensa azulgrana admitió que “no había soñado en un final. Jamás pensé en irme. Siempre piensas en un año más, no piensas en la retirada, pero las las cosas se dan de una manera y hay que tomar una decisión”. Y llegó la confesión: “Estos seis meses han sido muy difíciles. Hoy ha sido una liberación”.

“Me llevo este recuerdo inolvidable. La vida sigue, a por la siguiente etapa, queda mucha vida”. ¿Y ahora qué?, le preguntaron. “Ahora se abre un abanicado de mil cosas”. “Separarnos, darnos aire y volver con mas fuerza. Me iré de vacaciones después de Pamplona”.

Finalmente, a Piqué le cuestionaron por lo que pensó cuando se retiraba del campo. “Pensé que ya está, que me he sacado un peso de encima, no han sido meses fáciles. Me quedo con todo, compitiendo jugando. Hay días mejor o peor, con aciertos y errores, y lo he dado todo y eso me ha hecho sentir orgulloso”.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO