Se las prometía felices la Juventus cuando este verano decidió ‘repescar’ a Paul Pogba. El francés llegó con la carta de libertad bajo el brazo y las ganas mutuas de que recuperara su mejor nivel. Pero nada más lejos de la realidad.

Las cosas se empezaron a torcer muy rápido cuando el futbolista se lesionó entrenando. El contratiempo fue un golpe duro para el equipo dirigido por Massimiliano Allegri. La Juve le recomendó pasar por el quirófano, pero el futbolista prefirió apostar por un tratamiento conservador.
El escándalo con el chantaje al propio Pogba y el cruce de declaraciones con su hermano generaron un gran revuelo y añadieron más tensión a su figura. Ahora ha llegado la guinda al pastel.

Tras varias semanas de baja, el jugador se probó para ver si podía volver. Sorprendentemente dejó el entrenamiento y decidió -ahora sí- operarse para llegar al Mundial de Qatar.

Así lo relataba el técnico ‘bianconero’. “Esta mañana entrenó, luego paró y decidió operarse. Si juega o no el Mundial no es mi problema. Mi problema está en la Juventus y que lo tendremos de regreso en enero”, sentenció Allegri, visiblemente contrariado por cómo está llevando Pogba su vuelta a Turín.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO