Fue uno de los delanteros más importantes de la Era Diego Simeone en el Atlético de Madrid pero ahora mismo está fuera del radar. Muchos aficionados pensarán que Diego Costa, 33 años, colgó ya las botas, pero lo cierto es que no, sigue activo, aunque en los últimos meses, tras ganar el campeonato con Atlético Mineiro, se quedase sin equipo.

En el ostracismo en los últimos seis meses, su intención es la de seguir jugando al fútbol y su destino podría estar en una competición inesperada. Recordemos que cuando le pidió al Atlético irse a mitad de temporada, en la 20/21, su intención era la de solucionar unos asuntos personales en Brasil y regresar a Europa para seguir jugando al máximo nivel.

Sin embargo, ninguna de las propuestas que tuvo prosperó y acabó varios meses parado hasta que el Mineiro le firmó. Apenas unos meses le valieron para salir campeón con el cuadro albinegro pero acabó su contrato y no continuó. Parecía que el impulso de haber logrado el título le serviría para seguir en la rueda pero no, de nuevo un parón de seis meses.

Ahora, el jugador está en una disyuntiva compleja porque con esos 33 años, de no encontrar equipo este verano, podría no regresar ya más al fútbol en activo. El caso es que, según se señala desde Brasil, el internacional español podría tener acomodo en la Liga MX. Señala el citado medio que puede ser el fichaje bomba de Cruz Azul.

EL FACTOR DIEGO AGUIRRE

Según medios brasileños, Diego Costa tiene sobre la mesa propuestas tanto de México como de la MLS. El factor determinante en este sentido podría ser la presencia en el club cementero de Diego Aguirre, el técnico del cuadro azul, que le conoce de su apta en Internacional de Porto Alegre en Brasil (no le entrenó obviamente porque Costa no jugó en ese club en su carrera).

Según los medios mexicanos, el gran problema es el alto salario que demanda el delantero, se habla de tres millones de dólares, un tercio más de lo que cobra el mejor pagado actualmente en Cruz Azul.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO