Todo se queda en la cancha, menos los festejos. Tras ganar la Champions League en Paris frente al Liverpool, los jugadores del Real Madrid llevaron todas las celebraciones al vestuario en donde iniciaron la fiesta improvisada.

En un video compartido por el mismo club blanco, se ve a los jugadores lanzando champaña y bebidas energéticas en el camerino mientras todos saltan al ritmo de la música.

El más feliz en el video era David Alaba, quien llegó para reforzar a los merengues esta temporada y se alzó con su primera Champions League jugando en el Bernabéu.