MANCHESTER, ENGLAND - NOVEMBER 18: Zlatan Ibrahimovic of Manchester United looks on during the Premier League match between Manchester United and Newcastle United at Old Trafford on November 18, 2017 in Manchester, England. (Photo by Gareth Copley/Getty Images)

Zlatan Ibrahimovic toda su carrera dio que hablar no solo por lo que hacía en el campo de juego, sino también por algunas actitudes y situaciones fuera de las canchas. Ahora, con la presentación de su libro, Adrenalina, reveló muchos detalles desconocidos y esta vez le ‘pegó’ al Manchester United, club en el que desembarcó en 2016.

El delantero sueco desvela que le sorprendió la “mentalidad pequeña y cerrada” de los Diablos Rojos y cuenta una particular anécdota de cuando se dio cuenta que le habían descontado una libra de su millonario sueldo por tomarse un jugo. “Todo el mundo piensa que el United es un club de primera, uno de los más ricos y poderosos del mundo, y visto desde fuera me lo parecía”, escribe.

“Una vez allí me encontré con una mentalidad pequeña y cerrada. Un día estaba en el hotel con el equipo antes de un partido. Tenía sed, así que abrí el minibar y me tomé un jugo de frutas”, relata Zlatan. Luego cuenta que jugaron el partido y se fueron a sus casas.

“Llega mi nómina. Normalmente no la miro. Sólo lo hago a final de año para ver lo que ha entrado y lo que ha salido. Pero esa vez, no sé por qué, tuve curiosidad y me di cuenta de que me habían quitado una libra de mi salario mensual. Llamé al director del equipo: ‘Disculpe, ¿por qué me han quitado una libra de mi sueldo? El director del equipo echó un vistazo y me dijo: ‘Era el zumo de frutas del minibar’. ‘¿Estás bromeando, en serio?’ ‘No, no lo estoy. Aquí, si pides algo tienes que pagarlo’. ‘Claro, pero yo no fui al hotel por voluntad propia. No estaba de vacaciones. Era mi lugar de trabajo. Estaba allí por Manchester. Si tengo que jugar y tengo sed, tengo que beber. No puedo salir al campo deshidratado. ¿Te lo puedes creer? ¿Una libra? Algo así nunca ocurriría en Italia. Estos son los detalles que marcan la diferencia y se ganan el respeto de los jugadores”, explicó el goleador del Milan incrédulo de la situación que había vivido.