El presidente Joan Laporta se ha referido hoy en Madrid a los lamentables episodios que el técnico Ronald Koeman vivió en el exterior del Camp Nou cuando abandonaba el recinto en su vehículo después de perder el Clásico ante el Real Madrid, en el que un grupo de aficionados se le abalanzó increpándole, insultándole  e incluso pateando su coche.

Laporta evitó realizar comentarios a su llegada a media mañana al Hotel Eurostars Mirasierra, donde se hospeda la expedición azulgrana, aunque dos horas después, al salir para ir a almorzar acompañado de algunos directivos, sí ha expresado su propósito.  «No se puede volver a producir», ha comentado a algunos cámaras presentes en la puerta del hotel, entre ellas Cuatro.

El dirigente no ha querido hacer referencia a ninguna otra cuestión. No ha respondido a más preguntas, ni a las referidas al futuro del técnico. Laporta ha hablado con el míster, según ha podido saber MD, para trasladarle la solidaridad del club ante estos tristes episodios vividos el pasado domingo

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO