El Newcastle de la Liga Premier inglesa fue vendido el jueves al fondo soberano de Arabia Saudita tras una prolongada operación y batalla legal que incluyó reclamos sobre piratería de derechos audiovisuales y abusos de los derechos humanos en el reinado.

La adquisición por parte del Fondo de Inversión Pública Saudí fracasó el año pasado ante la reticencia sobre la magnitud del control que las autoridades del reinado iba a tener en el club debido a la situación de los derechos humanos.

El fondo tuvo que garantizar a la Liga Premier que su director, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, y el gobierno no tendrían el control en la administración del Newcastle.

“Estamos extremadamente orgullosos de convertirnos en los nuevos dueños del Newcastle United, uno de los clubes más famosos del fútbol inglés”, dijo el gobernador del fondo, Yasir Al-Rumayyan. “Agradecemos a los hinchas de Newcastle por su tremendo y leal respaldo por tantos años y estamos entusiasmados de trabajar en conjunto”.

El fondo será un socio mayoritario junto a los hermanos británicos David y Simon Reuben y la empresaria Amanda Staveley.

La Premier informó que “el club fue vendido al consorcio con efecto inmediato” tras cumplir con los requisitos de gestión.

TOMADO DE AP NEWS