La carrera de Christian Eriksen está en vilo después de que en la pasada Eurocopa sufriera un paro cardíaco que hizo peligrar su vida en el debut con Dinamarca.

Una vez pasado lo peor, y casi dos meses después de incidente, es momento para decidir si el danés puede seguir adelante con su carrera. Mientras se recupera en Copenhague, tras ser dado de alta del hospital hace ya un mes, Sky Italia informa que regresará la próxima semana a la ciudad deportiva del Inter de Milán para someterse a exámenes médicos.

El citado medio explica que se le realizarán exámenes cardíacos nuevos y precisos para poder determinar el motivo de su paro y, una vez realizados dichos reconocimientos, se decidirán los próximos pasos a seguir y se estudiará la posibilidad de que pueda volver a jugar.

Desde ese incidente, Eriksen lleva implantado un desfibrilador cardioversor implantable en su pecho que regula cualquier alteración adicional en los latidos del corazón. Morten Bösen, médico de la selección de Dinamarca, dijo en su día tras salir el centrocampista de 29 años del hospital que «este dispositivo es necesario después de un ataque cardíaco debido a las alteraciones del ritmo». Ahora, se tendrá que ver si puede adaptar a ello con la vida de futbolista de élite.

El poder jugar en Italia, no obstante, tiene mala pinta. Francesco Braconaro, miembro del comité científico técnico de la federación italiana, dijo hace unas semanas a Radio Kiss Kiss que a Christian Eriksen «no se le puede dar el visto bueno para jugar en Italia. Si se le quita el desfibrilador, confirmando que la patología se puede resolver, entonces puede volvera jugar en el Inter».

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO

Comunicador Social - @victorloorb - Editor e investigador editorial en Studio Fútbol desde 2014 - Director de Direct Fútbol - Panelista de Futboleros por Radio I99