Los finalistas de la Champions League piden que prevalezca el sentido común, puesto que Turquía está bloqueada por el Covid-19.

La final de la Champions League 2021 está pautada para que se celebre en Estambul el 29 de mayo. Sin embargo, con dos equipos de Inglaterra clasificados para el partido y el mal momento que atraviesa Turquía en medio del Covid-19, la sede podría cambiar, con Wembley como opción principal en caso de que eso suceda.

Lo cierto es que tanto Chelsea como Manchester City están presionando para que la final se traslade a tierras inglesas. Los dos finalistas le habrían pedido el jueves a la UEFA que cambie el escenario del partido, aunque por ahora los organizadores de la Champions no han respondido a la solicitud.

Ambos clubes están decididos a defender su caso y le pedirán a la Federación Inglesa que luche en nombre de los clubes y sus seguidores. El número de aficionados presentes dependerá de la decisión final de la UEFA.

El organismo rector del fútbol europeo tenía planeado permitir que 9.000 personas fueran al Estadio Olímpico Ataturk en Estambul para el día de la final. Sin embargo, según varios expertos en salud pública, permitir que miles de fanáticos visiten la ciudad turca sería muy irresponsable.

Sobre esa base, hace una semana instaron a la UEFA a no permitir que los fanáticos ingleses crucen Europa para dicho partido, con casos de Covid-19 que se están saliendo de control en el país.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, puso su nación bajo un bloqueo total desde el miércoles 29 de abril hasta el 17 de mayo, solo doce días antes de la final de la Liga de Campeones. Las tasas de infección por SARS-CoV-2 son actualmente las más altas de Europa.

Ante esta situación, Chelsea y Manchester City exigen entonces que se cambie de sede y que prevalezca el sentido común, para evitar que miles de aficionados viajen en medio de la pandemia del coronavirus.

Fuente: Directv Sports