La llegada de la Superliga europea de clubs ha puesto patas arriba el fútbol. El anuncio de la creación de esta nueva competición por parte de los equipos más poderosos encontró pocas horas después la respuesta de la UEFA y su voluntad de reformar la Champions League.

Una vez claros cómo serán los dos torneos, nos proponemos resaltar los puntos a favor de cada uno de ellos.

Superliga

El principal argumento de los clubs para la creación de la Superliga es económico, pues en esta nueva competición los participantes ingresarían mucho más dinero. Solo por disputar el torneo, equipos como Barcelona o Real Madrid tendrían asegurados 350 millones de euros, una cifra muy superior a la que obtienen por jugar la Champions.

Otro gran punto a favor de la Superliga es el espectáculo. El hecho de jugar entre sí los equipos más potentes del continente hará que los partidos tengan un mayor interés, que luego repercutirá en las ganancias.

Además, cada equipo de la Superliga tendrá la posibilidad de gestionar la publicidad estática de cada partido, sin que haya un patrocinador fijo ‘impuesto’ por la competición.

Nueva Champions

La UEFA lleva meses trabajando en la reforma de su competición estrella. El nuevo formato llegará la temporada 2024/25 con 4 equipos más, es decir se pasará de 32 clubs a 36.

La tradicional fase de grupos pasará a ser una única fase liga con todos los equipos, ganando en espectacularidad. Cada club jugará un mínimo de 10 partidos (5 en casa, 5 fuera), siempre contra un rival distinto.

El método de clasificación será meritocrático, es decir, no habrá plazas fijas para ningún equipo. Todos deberán ganarse el derecho de disputar la Champions mediante las competiciones nacionales, manteniendo el ‘fair play’ deportivo y el axioma de ‘que gane el mejor”.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO