Tiger Woods, 45 años, ha tenido que ser hospitalizado después de estar involucrado en un accidente de circulación en Los Ángeles en el estado de California (EE.UU.) este martes por la mañana.

Según el departamento del Sheriff de Los Ángeles, Tiger Woods era el único ocupante del coche que conducía el jugador de golf norteamericano en el momento de producirse el accidente, salirse de la calzada, dar una vuelta de campana y caer por un terraplén en una área situada entre Rolling Hills Estates y Rancho Palos Verdes.

Tras detenerse el coche y llegar las ayudas, Tiger tuvo que ser rescatado del amasijo de hierros al que quedó convertido el vehículo tras el accidente gracias a un mecanismo que se conoce como ‘mandíbulas de la vida’.

El alcance de las posibles lesiones, así como las circunstancias del accidente, siguen sin estar todavía claras, aunque su agente, Mark Steinberg, en declaraciones a la agencia Reuters confirmaba que sufre “múltiples heridas en las piernas. En estos momentos se encuentra en cirugía y les agradecemos su privacidad y apoyo”.

Poco después el p ortavoz del Departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles, Henry Narvaez, añadía que las lesiones eran “de moderadas a críticas”, mientras que una fuente policial citada por ‘Los Angeles Times’ explicaba que el golfista viajaba a gran velocidad y perdió el control de su todoterreno antes de pasar por encima de la barrera central, dando varias vueltas de campana al salirse de la carretera.

Woods, originario del sur de California, se había quedado unos días mas en California tras ejercer de anfitrión del Genesis Open, ya que no participó tras haber sido intervenido en enero por quinta vez de su espalda, para realizar unas grabaciones de televisión para dos medios los medios especializados de golf Golf Digest y GolfTV.

TOMADO DE MUNDO DEPORTIVO

Comunicador Social - @victorloorb - Editor e investigador editorial en Studio Fútbol desde 2014 - Director de Direct Fútbol desde 2018 - Panelista del programa Futboleros en WQ Radio desde 2022