La vuelta al fútbol tras el fallecimiento de Diego Armando Maradona dejó algunas curiosidades que hasta podrían tomarse como «mensajes caídos desde el cielo». Es que al gol de Armando Anastasio, el primero de Napoli mientras el cuerpo de Pelusa era trasladado al cementerio de Bella Vista, se sumó el primero de Barcelona ante Osasuna, que dejó a Lionel Messi en el centro de la escena.

Relacionado:  (VIDEO) SIGUE EN RACHA: Inter derrotó al Empoli con un doblete de Icardi

El tanto fue convertido por el delantero danés Martin Braithwaite, de carambola, pero antes que la pelota tocara la red, la Pulga saltó e intentó empujarla con la mano, tal como lo hizo Pelusa ante los ingleses en el Mundial de México 1986.

Si bien hay VAR en la liga española y cualquier jugada ilícita hubiese sido anulada, lo más curioso es que el argentino utilizó la misma mano que el ex técnico de Gimnasia: la izquierda.