Otra vez el coronavirus golpea a Boca. A menos de tres meses del episodio con contagios masivos de finales de agosto, en el que un total de 22 futbolistas contrajeron la enfermedad, se detectó un nuevo caso positivo en el seno del plantel, y lo más preocupante es que se trata de Gastón Avila que -en teoría- estaba inmunizado por haber tenido el virus en aquella oportunidad.

Las pruebas, realizadas el miércoles como parte del protocolo que exige la Liga Profesional de Fútbol antes de cada partido del campeonato local, en este caso de cara al duelo del viernes contra Lanús, por la cuarta fecha del Grupo D, arrojaron el resultado positivo del futbolista y no sólo eso, sino que además en el segundo testeo que se le realizó este jueves pasó lo mismo.

Relacionado:  Exentrenador de Francia califica de "inútil" a Benzema

Fue grande la sorpresa de los médicos cuando conocieron los resultados porque Avila, de 19 años, había dado positivo hace menos de tres meses. Es por eso por esa razón que en la tarde del miércoles, luego de haber recibido los resultados, determinaron que se le hiciera un nuevo test este jueves que, lo dicho, finalmente también fue positivo.

Fue tanta la sorpresa en Boca, que incluso pensaron que podía tratarse de un falso positivo. Es decir, lo mismo que pasó con Eduardo Salvio cuando fue convocado a la Selección para el estreno de las Eliminatorias. En ese momento, lo que pasó fue que al Toto le hicieron un estudio nuevo y, efectivamente, se confirmó que no tenía nada. Sin embargo, el caso del ex Rosario Central fue distinto y por eso ya fue asilado para evitar la propagación de la enfermedad.

Relacionado:  Cavani, gran ausente en la fiesta de Thiago Silva

Por su parte, Boca tomó la decisión de emitir un comunicado y publicarlo en las redes sociales en horas del mediodía. Allí, por supuesto, se darán más detalles y de cómo seguirán tratando el tema de Avila.

Por otro lado, vale destacar que el defensor no sólo es el primer caso de un futbolista que tuvo el virus y volvió a contraerlo en menos de tres meses, sino que además sería el único afectado del plantel. De todos modos, en Boca piensan mantener los ojos bien abiertos. Y ahora más que nunca.

TOMADO DE DIARIO OLÉ