Pool Gavilánez, DT de Guayaquil City, se refirió al episodio vivido en la última fecha en el Estadio Olímpico Atahualpa cuando el juez Roddy Zambrano decidió expulsarlo del compromiso ante el Independiente del Valle.

El entrenador hizo su descargo en una entrevista con Radio Huancavilca, recalcando que pese a que cree que no existe una mala intención por parte de los jueces, bajo su perspectiva el club está siendo perjudicado en varias ocasiones por las decisiones arbitrales haciendo énfasis en los fuera de juego en contra y ahora lo sucedido el último fin de semana.

Gavilánez manifestó que a veces los tratan casi como delincuentes en los bancos de suplentes. A continuación sus declaraciones:

“Me enojé mucho por la preocupación que nos está pasando en este momento. IDV fue un justo ganador. Estoy preocupado por lo que ha pasado en este torneo. Respeto el trabajo que hacen los árbitros pero llevamos nueve partidos de los cuales nos han hecho tres goles en fuera de juego, yo creo que no es normal que el 33% de los partidos tendremos que hacer mínimo dos goles para ganarlos”.

“Tengo cien partidos en Serie A, es la primera vez que me expulsan. Jamás he insultado a un árbitro, sí he gritado. Le dije que tenga en cuenta que el gol que nos hicieron fue en fuera de lugar y me echó”.

“He dirigido contra todos los DT de acá, hay algunos que gritan todo el partido y le hablan al juez. En mi caso, quisiera saber que es lo que debo hacer para poderle hablar. Se nos trata casi como a delincuentes en la banca de suplentes porque apenas empieza el partido lo primero que nos viene a decir el juez (cuarto) que no podemos hablar, solo a nuestros jugadores porque sino vamos a ser expulsados. En todos los partidos, no hay ninguno que el juez no nos haga esa advertencia”.

“Yo veo que a otros DT se les permite, en el último partido ante BSC le dije al juez: “Hagamos una cosa, un grito y un grito”. Estoy muy indignado, nunca me habían echado. Le pedí disculpas a mis jugadores porque no los quería dejar solos”.

“Fue frustrante e indignante que me echen por decir algo que había sucedido con todo el respeto del mundo, sino que me avisen que se puede decir o no y quisiera que así sea con todos los entrenadores”.

“Creo que no lo hacen de mala voluntad, si quisiera que revisen y que me den los requisitos para poder hablar”.