Ahora que se va a jugar un interesante Borussia-Bayern que enfrenta a Haaland, pretendido por el Madrid, con Lewsandowski, se puede hacer una lectura: el delantero que no fue (el polaco) para el Madrid, y el que debe ser (el noruego). Pero hay una historia que interesa al madridismo. Lewandowski estuvo cerca de ser jugador del Madrid hasta tres veces. La que más, en el verano de 2014…

Tras el póker que Lewandowski le hizo al Madrid en la Champions en la temporada 2012-13, con la camiseta del Borussia, Florentino empezó a pensar que el polaco había nacido para jugar en el Madrid. En el partido de vuelta el presidente hizo por encontrarse con el delantero a la salida de los vestuarios del Bernabéu y le sondeó. El propio jugador llegó a confirmarlo en Bild: “Sí, hablamos…”. Poco tiempo después el Madrid lo tuvo a tiro. Fue en el verano de 2014, antes de que se fuera a coste cero al Bayern. Cezary Kucharski, su agente, planteó la opción de que la entidad blanca pagara la cláusula de 20 millones para romper el precontrato que tenía con el Bayern para ir a coste cero al Allianz Arena. Anularlo costaba esa cantidad, 20 millones, y ese es el precio que el Madrid habría pagado popr el delantero, que estaba muy por la labor.

Relacionado:  Cristiano pide un aumento para ganar más que Messi y Neymar

El Madrid ni se planteó hacer ese movimiento. Florentino no lo vio claro. Habría abierto una guerra con el Bayern. Por otro lado, Benzema ya estaba muy afianzado en el Madrid (había llegado en 2009) y la llegada de Lewandowski le habría abierto la puerta de salida del Bernabéu.

Todo eso sucedió en el verano de 2014. Lewandowski ya era un goleador contrastado, pero es que además los números le colocan, en perspectiva, como uno de los tres jugadores de referencia desde entonces. Desde que fue al Bayern el polaco ha metido más de 40 goles en todas sus temporadas excepto en la primera (la de aclimatación, que marcó 25). En total, 232 goles en 277 partidos. En ese tiempo Cristiano ha marcado 251 en 267 con Madrid y Juve y Messi 273 en 293 con el Barça. Si Lewandowski ha marcado 232 gooles desde el ferano de 2014, Benzema ha hecho 130…

Relacionado:  FOTOS Nueva camiseta de Italia para la Copa Confederaciones

Un Cristiano polaco.

Lewandowski, como Cristiano, es un obseso del trabajo. De niño se autoimpuso seis horas diarias de gimnasio para ganar masa. “Tenía las piernas como palos, parecía que se iba a partir”, relata Sikorski, su primer técnico. Su vida tampoco estuvo exenta de responsabilidades. Su padre, que había sido futbolista (y también judoca), murió de un infarto cuando él tenía 15 años, y se planteó dejar el fútbol para cuidar a su familia. No lo hizo y acertó. La madre de Lewandowski fue deportista profesional (jugó al voley en el AZS Warszawa). Su hermana siguió ese mismo camino y llegó ser internacional Sub-21. Su mujer, Anna, es karateca y medalla de bronce en el Mundial de Tokyo 2008. Con ese entorno no es de extrañar que el jugador sea un obseso de la buena nutrición. Deportista top, goleador letal…

TOMADO DE DIARIO AS