No responde con ninguna de las típicas frases hechas que ocultan la verdadera opinión o sensación. Pablo Repetto, el entrenador de la Liga de Quito que será rival de River en la Copa Libertadores, contesta con total sinceridad, sin filtro, cuando atiende a Olé para hablar sobre la sanción que tendrá que cumplir River de jugar sin público en los tres partidos de la fase de grupos de la competencia más importante de Sudamérica. “Para nosotros es mejor que se juegue sin gente, porque sabemos lo que generan los hinchas de River en un estadio tan imponente como el Monumental, que además siempre está lleno en la Copa. Y obvio que eso influye para todos: para el equipo local, para el rival y también en algunos fallos arbitrales. Porque el marco siempre empuja”, explica el técnico uruguayo de 45 años que el sábado festejó el primer título de la temporada: la Supercopa de Ecuador.

Relacionado:  (VIDEO) El Manta FC le sacó un empate agónico al Dep. Quito

Repetto tiene un gran respeto, y admiración, por Marcelo Gallardo y por el equipo que jugó las dos últimas finales de la Libertadores. Por eso, apenas se sorteó el fixture aseguró que “River es candidato a ganar la Copa”. Entonces, es lógico que una mínima ventaja haya sido recibida con agrado por el DT que en la Libertadores 2016 eliminó a River en el Monumental y a Boca en la Bombonera con Independiente del Valle.

Justamente, en este otro club ecuatoriano tuvo su única experiencia de dirigir un partido con las tribunas vacías. “Fue contra Deportivo Cuenca, y es muy extraño porque sentís que estás en una práctica. Me imagino que a los jugadores de River les va a pasar lo mismo: seguramente van a sentir que no están jugando por algo importante…”, dice el técnico que ya cuenta con diez refuerzos: Ronny Medina, Luis Arce, Davinson Jama, Bryan Hernández, el argentino Lucas Villarruel, Pedro Perlaza, Moisés Corozo, Junior Sornoza, Matías Zunino y Marcos Caicedo.

Relacionado:  PRÁCTICAMENTE UN HECHO: 'Tin' Angulo reforzará a BSC

El equipo del Muñeco debuta en la Copa el 4 de marzo en Quito, mientras que el duelo en Núñez será el 5 de mayo, sin hinchas salvo que la Conmebol atienda la apelación de River por la sanción de una fecha por las bengalas presentes en la semi ante Boca.