Cerrado el mercado de fichajes veraniego, Neymar se queda en el PSG contra su voluntad y en su cabeza ya está la idea de intentar de nuevo el regreso al Camp Nou en 2020. El brasileño seguirá sin tener una cláusula de rescisión en su contrato, pero el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA le ampara para poder fijar un precio a su libertad, como desveló hace unos meses Roger Torelló en MD.

Relacionado:  (VIDEO) NUEVAMENTE: Ecuador cayó goleado en la Copa América Femenina

El próximo verano Neymar cumplirá lo que la FIFA define como ‘el periodo protegido’, que son tres temporadas completas o tres años, lo que ocurra primero. Pasado ese tiempo, si un futbolista mantiene el mismo contrato que cuando fichó sin haber renovado, la FIFA reconoce el derecho a poder abandonar un club, abonando una indemnización.

El importe de dicha indemnización se calcula gracias a una fórmula de la propia FIFA que tiene en cuenta lo que costó el futbolista en su día y la amortización del fichaje, entre otras variables. Los agentes de Neymar ya han hecho la consulta a la FIFA y ya saben que por una cantidad cercana a los 170 millones de euros el próximo verano podrán comprar su libertad.

Relacionado:  EL BALANCE: Los 10 fichajes más caros del mercado de pases

Llegado el momento y si Neymar lo solicita, será la FIFA la que determine el importe del precio de su libertad en 2020, aunque no distará de esos 170 millones