Sin dudas que desde ayer la polémica se situó tras unas declaraciones de Michael Arroyo tras la victoria de Barcelona ante Católica en Quito hizo que por medio de ciertos rumores se apunte a la situación contractual que tuvo Hernán Barcos al final de su etapa con Liga de Quito.

Esa misma noche, Esteban Paz en comunicación directa con StudioFútbol rechazó cualquier tipo de señalamiento y recalcó que todo está en orden además de decir que “el que dijo eso se quiere inventar una novela”.

Ahora, Diego Castro (directivo de LDU) habló en RADIO LA RED y explicó como se dio la salida de Barcos dejando en claro que “hasta el último partido que jugó, Barcos estaba perfectamente inscrito y habilitado en FEF para jugar con LDU”.

“El contrato de Barcos estaba vigente hasta el 31 de diciembre del 2018, con una cláusula de rescisión que vencía el 30 de junio y que no se hizo efectiva; por lo tanto el contrato se mantenía vigente. Luego, el 10 de julio, de mutuo acuerdo, rescindimos el contrato por pedido del jugador” expresó Castro dejando en claro su postura sobre el tema.